Postaporteñ@

Herramienta de comunicación para expresar la identidad, el trabajo y la lucha por una Patria Para Todos: La Patria Grande

Ver números anteriores

In memoriam Daniel Rey

Quizás haya que dejar de lado las palabras.

Dejar de lado

el sentimiento de impotencia,

el miedo a lo que pasará,

las justificaciones teóricas.

 

Y como homenaje a Daniel

sacar lo más oscuro

lo más primitivo

lo más salvaje

de este dolor acumulado

de esta rabia contenida.

 

Llenar el tambor del 38

y vaciarlo en el cuerpo

de algún milico torturador

para que la muerte

no lo sorprenda en la cama.

 

Abrazo,

Jorge

 

(envió el Sapayo)

Ha muerto un  héroe: Rey Piuma

La vida, a veces, elije a individuos determinados para que la pauten. Daniel Rey Piuma ha sido uno de ellos y el espaldarazo de la historia habrá de reconocerlo como uno de los arquetipos de esa magnífica generación de jóvenes – principalmente montevideanos – que elijó inmolarse para construir UNA  patria mejor. Sacrificio que no valió la pena porque el pueblo al que se destinaba ese impresionante martirio  no lo merecía. Daniel murió muy joven,  de tristeza y frustración, viendo que su grito de dignidad pidiendo justicia no era escuchado por nadie. Disfruté del privilegio de ser su amigo y de haberme brindado su confianza. Hace unos años en una de sus venidas a Montevideo trajo un cofre con los negativos de sus fotos macabras y me lo hizo entregar por  su hermano junto con una  carta para que se las llevase al primer torturado que le tocó conocer en sus jóvenes y sensibles años al que fotografió , y es justamente esa foto la que ilustra la carátula de su importante libro-documento UN MARINO ACUSA.- Buscaré en mi Blog esa carta y si la encuentro , la adjuntaré a éstas líneas que buscan exorcizar el dolor por  la muerte de un héroe desconocido que como tantos , iluminó como un cometa fugaz ésta vergonzosa y amarga página de nuestra historia mezquina y mediocre.

MAU-MAU

 

Chau Daniel Rey Piuma

Falleció Daniel Rey Piuma en Rotterdam,,, Estaba internado desde hace unos días. No llegó a testificar en la Causa Cóndor en Italia. Su denuncia internacional y las fotografías que tomó a los cuerpos aparecidos en las costas uruguayas durante la dictadura, demostró los vuelos de la muerte argentinos y la complicidad uruguaya ("eran asiáticos", decían oficialmente).

Mi abrazo a su familia y amigos.

 21/8/16 Del Blog de EL MUERTO

Se fue por el mar

Falleció el ex marino Daniel Rey Piuma, que dio a conocer el archivo fotográfico que prueba los vuelos de la muerte.

En las últimas horas falleció en Holanda, país donde residía desde hace 35 años, Daniel Rey Piuma, ex fotógrafo y perito de Inteligencia de la Prefectura Nacional Naval que desertó y se fue del país llevándose consigo un voluminoso archivo de esa dependencia sobre los hallazgos de cuerpos en las playas uruguayas durante la dictadura, que prueba que no se trató de marineros asiáticos que cayeron de los barcos fruto de sus habituales riñas y disputas, tal como lo presentó la prensa uruguaya de la época, sino de cuerpos de detenidos políticos argentinos que, luego de haber sido sometidos a torturas aberrantes, fueron arrojados al mar, atados, desde aviones militares, y que por el efecto de las mareas en el Río de la Plata terminaron apareciendo en las costas de Uruguay, principalmente en el departamento de Rocha, entre 1976 y 1979.

En una entrevista con la diaria (09/01/2012), Rey Piuma contó cómo salió en 1980 hacia Brasil, donde realizó sus primeras denuncias sobre violaciones a los derechos humanos en la Armada Nacional, y cómo luego debió irse a Holanda debido a que “en Brasil estaban operando los servicios de inteligencia de Brasil, Argentina y Uruguay”, y procuraron secuestrarlo tres veces y matarlo una. Antes, en 1982, consiguió declarar en Washington ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, donde entregó por primera vez las fotos y documentos que se llevó de Uruguay.

Esas mismas pruebas gráficas aparecieron en diciembre de 2011 entre los documentos desclasificados que recibió desde Estados Unidos el juez Sergio Torres, al frente de la megacausa ESMA (Escuela Superior de Mecánica de la Armada) en Argentina. En aquella entrevista con la diaria, Rey Piuma anunciaba que estaba dispuesto a entregar el resto del material que aún conservaba en su poder a esa investigación, y cuestionaba la conclusión de la Comisión para la Paz de Uruguay de que todos los cuerpos hallados en las costas uruguayas eran de argentinos, algo que él calificaba de “suposición no comprobada”. “Había algunos cuerpos que tenían ropas argentinas, otros estaban atados con cuerdas de cortinas.

Después de una pericia descubrimos que ese tipo de cuerdas no se vendía en Uruguay sino en Argentina, pero había otros cuerpos sobre los que siempre quedó la duda de si eran argentinos o uruguayos. La Comisión para la Paz dijo que los cuerpos que aparecieron en las costas uruguayas eran de argentinos, y eso no es verdad. En las pericias técnicas criminológicas hay que procurar la mayor exactitud posible, y en algunos cuerpos se podía decir eso con 90%, no había grandes dudas, pero de otros cuerpos no se podía determinar”, afirmó Rey Piuma.

Rey Piuma finalmente declaró en 2012 en la megacausa por las violaciones a los derechos humanos en la ESMA de Argentina, pero no llegó a declarar, aunque su testimonio estuvo previsto para ser incluido varias veces en el juicio por la causa Plan Cóndor, que transcurre en Roma, en el que uno de los imputados es el capitán de navío Jorge TRÓCCOLI.

Rey Piuma se hizo conocido en Uruguay luego de la publicación del libro Un marino acusa (Tupac Amarú ediciones, Montevideo, 1988), una primera presentación de las fotos y documentos que tenía en su poder. Sin embargo, el primer informe sobre sus hallazgos lo publicó la revista brasileña Veja. Vino a Uruguay varias veces durante su prolongado exilio, pero siempre se mantuvo oculto, ya que estaba convencido de que aún pesaba sobre él una sentencia de muerte establecida por los militares a los que había denunciado.

En las últimas horas se multiplicaron en las redes sociales los mensajes que lamentan su pérdida y recuerdan su valentía, su coraje. Ese del que carecen tantos otros que continúan escondiendo la verdad.

Luis Rómboli  la diaria 23/8/16

De los silencios ha surgido históricamente

 esta entelequia llamada "Uruguay".

Los huecos se han llenado de mitos y leyendas, y con ellos nos abrigamos.

Que hacemos si tiramos esta frazadita de mitos y leyendas a la mierda ?

Quedamos en bolas y qué tristes bolas !!

Para peor...hay tantos que ya no pueden hablar.

Y los que deberían, están gorditos y acomodados, mirando el fuego y jugando con los nietos.

Las excepciones confirman la regla.

LUIS F.

 

MUERTE Y OLVIDO PARA LOS TRAIDORES

Y que se mueran los lobos,
los que siempre se decían:
«El peso lo arregla todo».


¡Que se mueran, que se mueran!
Los que mataban sin culpas
al chico de la camisa
y exprimían al obrero
dejándolo seco en vida.

¡Que se mueran, que se mueran!
¡Que se mueran, que se mueran!
¡Que se mueran, que se mueran!
¡Que se mueran, que se mueran!
¡Que se mueran, que se mueran!
¡Que se mueran, que se mueran!

¡Por Dios, que se mueran!

(de "El hombre del mameluco" de José Carbajal - El Sabalero-)

Hoy he leído dos o tres "aportes" a la historia de lo que fuimos los Tupamaros en la Posta Porteña.

No puedo decir que es decepcionante, más bien que es atroz. La prueba más contundente de que ellos fueron vencidos.
Nadie puede saber por lo que luchamos y sentimos los que peleamos por nuestros ideales. Mal pueden historiar los que nos traicionaron, los que han confabulado, los que han negociado, los que se han entregado al enemigo, ya sea militarmente, o ideológicamente. Son adictos al poder! 

Al poder de permanecer en los medios. De escribir sus historias, de mentir una y otra vez para que sus nombres salgan en algún periódico o los inviten como panelistas de alguna radio, o en alguna televisión. Estos no pasarán a la historia como revolucionarios sino como lo que son, meros traidores. 

Han cometido delitos de lesa humanidad en una Organización defensora de los Derechos Humanos, han faltado a varias premisas revolucionarias que consisten en preservar la vida, el no hacer culto a la personalidad, han mentido, han entregado locales, han denunciado a compañeros, han mandado a muchos héroes a una muerte segura para tener mártires por los que levantar banderas de lucha.

Han hecho torturar a miles de ciudadanos uruguayos en la máquina de horror de los cuarteles. 
Yo aseguro que nada tengo que ver con estos especímenes. 

Nunca perdonaré el asesinato de nadie y mucho menos de nuestros propios compañeros. Nunca perdonaré el que se hayan entregado a compañeros para lograr la libertad, la reducción de condena o la libertad.

Nunca perdonaré que habiendo traicionado hayan utilizado nuestra historia -la historia que nosotros hicimos- para hacerse cartel y figurar en todas las entrevistas escritas, televisadas o filmadas, para elevarse en el poder burgués que nosotros combatimos. 

Pensábamos que el poder corrompe, pero no sabíamos que el ansia de poder corrompe más. Para eso hay quienes han hecho torturar, asesinar, entregado a militantes, y han logrado sentarse en los las butacas parlamentarias o se han puesto la banda presidencial. 

Hay que dejar de leer escuchar o leer a estos elementos, hay que olvidarlos. Algunos ya están siendo comidos por los gusanos y otros ya tienen su final muy cerca.
Nadie nos impide ser tan libres como queramos. 

Que ellos hayan elegido ser prisioneros de sus ansias de poder no es cosa nuestra. Que la mayoría hayamos sido heridos, torturados y no quebrados, que sigamos firmes con nuestro amor por la libertad es la más grande victoria que jamás ha coronado a un revolucionario.


Siempre habrá otra chance para triunfar.


Patria para todos menos para los traidores! Muerte para los traidores!


Néstor Peralta Larrosa

(facebook)

postalinas - postaporteñ@ 1653 - 2016-08-23 15:38:44
postaporteñ@_______________________________

postalinas

"Se recoge lo que se siembra"

?Migas de pan, Manane Rodríguez. 2016. España-Uruguay, con Justina Bustos, Cecilia Roth, Ernesto Chao, Quique Fernández, Ulises Di Roma, Artur Trillo, Laura de Benito, Sonia Méndez, Patxi Bisquert, Margarita Musto. Drama inspirado en el relato de Liliana Pereira, una ex presa política recluida en Punta ?Rieles luego de ser secuestrada en 1975, torturada y violada. Perdió la custodia de su hijo.?

Sobrio y veraz. Son los adjetivos que me surgen ante este relato. La cárcel de la dictadura parece cárcel de la dictadura, los milicos torturadores parece milicos torturadores, los tiras parecen tiras. Las mujeres militantes parecen mujeres militantes.

En una de las primeras escenas Liliana

(Cecilia Roth) Mira el video de las "fuerzas de paz" uruguayas violando a Johnny Jean en Haití, lo mira dos veces, una mujer que fue violada por los militares junto con muchas otras. Y termina diciendo: ¡No entiendo qué está haciendo el gobierno!!!

Poco importa que algunos detalles no encajen, como esa manifestación callejera en 1975. Es lo de menos

?. Varias organizaciones políticas seguían actuando entonces, la película guarda un sobrio silencio y no se refiere a ninguna en particular. Tampoco interesa. La misma sobriedad en contar la historia y lo que vive y hace la protagonista, deducimos que no entregó bajo tortura a sus compañeros pero por el curso posterior de los hechos, no porque se lo proclame en forma estridente. Lo mismo, y es de lo más valioso, con los actos de resistencia que se afirman lentamente en la cárcel, semillas guardadas en migas de pan.

La frase que tomamos para el título la dice el milico torturador que viene a ser ?Gavazzo cuando le anuncia a la protagonista que perdió la custodia de su hijo. La película guarda con avaricia la última vuelta de tuerca, con un pequeño símbolo también.

Basada en hechos reales, sigue siendo una película. Como tal, si el director o guionista elije hacer algo de cierta forma (directora y guionista en este caso) es porque quiere hacer otra cosa después.

Sí. Se recoge lo que se siembra, a veces lentamente, pero hay que empezar a recogerlo en nosotros mismos

FERNANDO MOYANO

 

¡No al desalojo de Nueva Esperanza en el Parque Guaraní!

¡Desprocesamiento inmediato y libertad al compañero preso!

La justicia acaba de procesar ocho personas, una de ellas con prisión, por la ocupación de un terreno en Parque Guaraní. Hace ya más de un año y medio que están en esa situación. Hoy, más de 30 familias con 90 niños a cargo reclaman su derecho de poder acceder a una vivienda en condiciones dignas (como lo dice la propia constitución). Reclaman el terreno para poder construir sus casas.

Las autoridades de la Intendencia de Montevideo (IM), con prepotencia, soberbia y desde sus cómodas oficinas, les dicen a las familias que “accedan a algún plan”, “que si se esperan los tiempos normales la solución llega”, como afirmó Beltrame (director de Jurídica de la IM).

Sin embargo, las familias denuncian que con los sueldos de $10.000 cobran no tienen posibilidades de ningún plan. Tampoco sus tiempos son los tiempos de las autoridades. Las familias, sus niños, necesitan un techo para protegerse del frío ahora. Precisan comer ahora.

Las familias no solo tienen que soportar el desempleo, los salarios de hambre, el no tener acceso a una vivienda digna, a luz, agua, saneamiento; también tienen que soportar la intimidación de la Guardia Republicana y  las amenazas judiciales de la Intendencia. Desde la IM y la prensa patronal se los trata y los quieren hacer ver como delincuentes.

Desde Izquierda Socialista de los Trabajadores, repudiamos enérgicamente la actitud soberbia y represiva del gobierno, y denunciamos que mientras paga 1500 millones a los usureros internacionales solo por intereses de la Deuda Externa, se niega a garantizar una solución para las familias, y busca proceder como ya lo ha hecho en diversas ocasiones, al desalojo. Expresamos nuestro incondicional apoyo a las familias que ocupan el terreno y exigimos la libertad inmediata del compañero preso y el desprocesamiento del resto de los ocupantes.

El gobierno y la Intendencia dirigida por el Frente Amplio, no tienen la más mínima vergüenza, reclamándose “de izquierda”, hoy aplica la misma vara represiva que históricamente utilizaron los colorados y blancos contra los pobres. Mientras benefician a los especuladores inmobiliarios, mientras entrega tierras a las multinacionales que las destruyen, se las niega a los trabajadores y los pobres. 

IZQUIERDA SOCIALISTA DE LOS TRABAJADORES

 

ESPAÑA | El 26J no cierra la crisis de gobernabilidad

Seis meses después del 20D y tras lasnuevas elecciones siguen las mismas incógnitas sobre la formación de Gobierno. El PP vuelve a ser la primera fuerza electoral, su llamado al voto del miedo ante un posible gobierno de Podemos o la división de España funcionó, consiguiendo concentrar el voto de la derecha y subiendo en escaños hasta 137, pero a costa del consiguiente debilitamiento de Ciudadanos, la práctica extinción de UPyD… es decir, de sus aliados naturales.

El hecho más significativo está en la izquierda parlamentaria, el famoso «sorpasso» de Unidos Podemos al PSOE no llegó. No porque el PSOE no siga cayendo, puesto que bate un nuevo récord histórico a la baja, sino porque la unidad de IU y Podemos no sumó. Perdieron más de un millón de votos, la misma cantidad que aumentó la abstención, y esa pérdida fue especialmente significativa donde IU tenía mayor peso, fuera porque votantes de IU se negaron a comprar el discurso socialdemócrata y nada clasista de Pablo Iglesias, sea porque mucho votante de Podemos creía estar construyendo una alternativa nueva, y eso no pasa por IU.

El caso es que la clave para la formación de gobierno vuelve a pasar inevitablemente por el PSOE, para que acceda con su voto o con su abstención a la formación de gobierno del PP. Si finalmente el PSOE accede a facilitar el Gobierno del PP, el fantasma de la pasokización se acelera, pues desde hace años su único mensaje electoral ha sido echar a la derecha. Si no lo hace, de nuevo la situación cae en un callejón sin salida y una repetición de las elecciones agravaría aún más la crisis política.

Las dificultades para la gobernabilidad no hay que buscarlas en las crisis internas de los partidos, sino que estas son consecuencia de la crisis del régimen, y una de ellas es el debilitamiento de los pilares políticos en los que se ha sostenido estas décadas. No sólo el PSOE es quien cae.

Que la burguesía deba volver a optar por el PP no debe hacernos creer en la fortaleza del partido, cruzado por mil y un escándalos de corrupción, de utilización de los instrumentos del estado, es decir, con nula credibilidad. De aquí su aislamiento político y las dificultades que tiene cualquier partido para prestarle apoyo.

Pero también eran esenciales para la estabilización de la Monarquía los encajes en Catalunya y el País Vasco, con CiU y el PNV. Y estas dos piezas también salen deterioradas. CiU ya sufrió la ruptura de UDC con el giro independentista, pero sigue en retroceso permanente, dificultando un nuevo acuerdo interburgués con el régimen. El PNV es quien más había salido indemne, pero el retroceso también es significativo.

Se acabaron los espejismos electoralistas sobre hipotéticos gobiernos y soluciones a los conflictos: ni referéndum pactado en Catalunya, ni echar atrás la reforma laboral y las políticas de austeridad… El Gobierno que se pueda formar tras el 26J será más débil que el precedente, y esto provoca el nerviosismo de la patronal y de la UE que exige un gobierno ya para imponer entre 8.000 y 10.000 millones de recorte adicional en el 2016 y nuevas reformas en el mercado laboral.

Josep Lluís del Alcázar

Lucha Internacionalista

- postaporteñ@ 1653 - 2016-08-23 15:19:16
postaporteñ@_______________________________

DISCUTIENDO SOBRE IMPUNIDAD Y NUESTRA DERROTA

CONTRIBUCIÓN 5 

 (Estas notas surgen de discusiones entre compañeros desarrolladas a partir de las notas que publiqué bajo el título: “Persistencia de la impunidad y terrorismo de Estado democrático”)

Estimado Ricardo:

Buena; muy buena se la hiciste a esta chica "Orejana"[1]

Nosotros lo vemos claro y hasta entendemos el porqué debieron de existir los Amodio, Fernández Huidobro, Bonomi y Mujica, además de una larga lista enganchada al aparato del Estado.

¡Ya lo vivimos en los cuarteles y en el Penal de Libertad! Ya sabías entonces - por lo que hacían y decían - quien era una cosa y quien estaba en otra. ¡Seguro que la lucha revolucionaria tiene la obligación de abolir el trabajo asalariado a la mercancía y el Capital! Todo lo otro es organización social para beneficio de una Clase; hoy - por eso la gente se asusta - tan reducida como mil-millonaria.

El último tercio del siglo XX nos enseñó montones para poder mirar de reojo al fenómeno social-demócrata sudamericano. Ya sabíamos de donde venía y para donde caminaba. Luego vos - lo creas o no - lo dejás más claro en el intercambio con la Orejana que en el texto original sobre la Impunidad y el terrorismo de estado Democrático

El problema al fin termina con la liquidación del Estado. Sin él; la burguesía no podría vender - sin intermediación - sus espejitos, móviles del Ceibal y resto de productos para consuelo del Respetable

Pero lo nuestro ya raya con el Nihilismo. Habremos de luchar desde la trinchera que toque, pero te aseguro una cosa. Este escrito de hoy es el que más me ha gustado - texto de divulgación revolucionaria - desde que leo tus cartas y escritos.

Te diría, estoy casi en el 100% de acuerdo. Esta vez, sin matices.

Si esto le pasa a un veterano cargado de cicatrices políticas y lecturas filosóficas, hazte una idea de lo interesante que será pensar publicarlo.

Un abrazo,

Perico

Claro que me llenó de alegría los comentarios de Perico, no solo por lo que aprecia el contenido de un análisis tan contracorriente, sino porque además afirma laperspectiva revolucionaria de siempre, la única que hay, la destrucción del capital contra todos los espejitos de colores

En continuidad con los otras contribuciones y críticas, es un apoyo concreto a la crítica radical que he ido haciendo para afirmar, con toda la fuerza que todavía tenemos, que “habremos de luchar desde la trinchera que toque”…y que “lo nuestro ya raya con el Nihilismo” porque no tengo dudas de que la nueva fase de lucha, contra la sociedad actual, será necesariamente negativa. Como vos decís ni siquiera la palabra nihilismo, en el sentido original e histórico que tuvo en el movimiento social ruso, de cuestionamiento profundo de todo sin oponer nada “positivo”, tiene que asustarnos; en cambio el reformismo sí, ya vimos que conduce siempre al terrorismo de Estado.

Contra toda la corriente, me parece muy sano que afirmemos hoy que el NO a la impunidad, es NO al Estado opresor, NO al capitalismo y su progreso.  Del pasado hagamos tabla rasa... como hicieron todas las revoluciones pasadas arrasando todos los símbolos de la opresión y la dominación

Lo que las generaciones futuras reivindicarán de la lucha de toda la humanidad contra la explotación es, justamente, todas las negaciones que han ido haciendo las generaciones pasadas. Independientemente de todas las diferencias, ideologías o estructuras orgánicas, fue la negación, contra la austeridad (contra Pacheco, el capital, el imperio) y todas las medidas, que unificó al proletariado en lucha en los años 60, y lo único que sigue unificando a los que, en el mundo, luchan contra el capital. En todas las épocas, la dinámica y la fuerza del proletariado unificándose arranca de las negaciones (contra tal medida, contra la explotación, contra la patronal, contra los amarillos, contra el Estado…)

Todas las creaciones positivas de Marx se fueron al carajo y fueron integradas en vulgares reformas del capital y el Estado. En cambio, ¡qué fuerza que siguen teniendo las aboliciones por las que peleaba!: abolición de la propiedad privada, abolición de la mercancía, supresión del trabajo, del Estado, de las clases sociales; ¡qué vigencia siguen teniendo! La negación es a la vez es un programa mucho más claro, más acabado, más determinado y realista. ¡Qué utópicas y reaccionarias son las revoluciones a medias, en cambio que fuerza tienen las revoluciones que van a la raíz misma de todos los males sociales! ¡Que van a la raíz misma de esta sociedad, a la célula primaria de la sociedad burguesa: la mercancía!

Ningún plan positivo, hecho por las generaciones anteriores, sigue siendo válido; todo fue integrado en un gobierno progresista cualquiera.  En cambio la revolución solo ha avanzado con la negación. Solo cuando los seres humanos le dijeron NO a los patrones, a los tiranos, a la ganancia capitalista, se afirma el ser humano.  Por eso no hay que tener miedo de estar contra corriente, cuando te dicen “nunca proponen nada positivo….” No tenemos nada positivo que proponerle a esta sociedad criminal, no existe ninguna forma de hacerla mejor; hay que negarla totalmente. La humanidad solo avanzó cuando gritó ¡NO! NO a la miseria, NO a la explotación, NO a la opresión, NO a la guerra, NO al trabajo ¡Eso sí que es todo un programa!

¡Y en medio de todo este caos contrarrevolucionario que se vive en el mundo, solo la negación suena potente y fuerte contra el conformismo, el progresismo, la izquierda y la derecha!

Por eso mismo, me gustó tanto que lleguemos al fondo de la crítica de lo que vivimos, para afirmar mucho más la negación.

No se puede construir sobre un árbol podrido, no se lo puede mejorar ni hacerlo progresar. Si no se lo arranca de raíz, será cada vez más nefasto para la especie humana. Hay que negar al capital mismo, hay que liquidar la mercancía, cuya omnipresencia y omnipotencia social es una dictadura permanente de la ganancia del capital contra las necesidades humanas.

No es utópica la revolución social radical, lo que es utópico y reaccionario es pretender mejorar la situación de la especia humana con reformas.

Ricardo

 

 

[1 ] Hace referencia a la respuesta a un artículo firmado por Soledad Orejana, Posta Portenia Número 1635

RICARDO - postaporteñ@ 1653 - 2016-08-23 15:10:07
postaporteñ@_______________________________

Uruguay y FAEPNM

Luis E. Sabini Fernández

La crisis que parece estar castigando al gobierno, el malestar creciente de más y más habitantes de nuestro país ante el camino de ceder a las transnacionales cada vez más bienes territoriales y naturales de nuestro país, pequeño, y el comentario favorable de algún amigo lector, me impulsa a volver a poner en circulación este material escrito en 2008, publicado entonces en ALAI.

Entiendo que tiene carencias en su misma estructura y que se ha hecho obsoleto por ejemplo en el caso de la amargura que entreveía entonces ante el Uruguay nuclear promovido por Tabaré Vázquez antes que Fukushima golpeara tan atrozmente algunos optimismos tecnológicos.

Pero va tal cual entonces, salvando apenas alguna errata.

L. Sabini -  agosto 2016

 

Barranca abajo

Uruguay, el estado oriental del río de ese nombre, sufre. Quiero decir, sus habitantes e “hijos” sufrimos. Tal vez ése sea el verbo que nos exprese más cabalmente.

Basta pensar en los suicidios que castigan nuestra población o ver el ensanche sostenido, sin pausa, de edificaciones precarias, la tugurización, para darse cuenta.

El periplo de la “Suiza de América” a lo largo del siglo XX nos muestra un deterioro, una obsolescencia del pequeño país, tapón, europeizado, que con un millón de habitantes en las primeras décadas del pasado siglo se convirtió en referente de múltiples despliegues; en la política, en la literatura, en la medicina, en el fútbol.

Aquel Uruguay con su economía pastoril y ganadera “sacó buenas” para esos despliegues reseñados, escamoteando cuestiones gravosas, como el genocidio original o la configuración latifundiaria, pero en el impulso estaba su freno, como lúcidamente trató de discernirlo en pleno proceso el inolvidable Carlos Real de Azúa.

El paisito se fue inadaptando al devenir planetario. Cada vez más el sueño batllista, se fue  convirtiendo en pesadilla; la reforma agraria jamás emprendida, manteniendo al “campo” en manos de los ricos de siempre, con lo cual ni los proyectos de poblamiento rural europeo, elitario, llegaron a consumarse; la oficina pública prebendaria “elevada al rango de república”, como tipificara Mario Benedetti la mentalidad dominante a mediados del siglo; el “empleo público” que asegurando ingresos medianos, iba empantanando el espíritu nacional hasta que los asegurados llegaron a asegurar apenas una miseria 1/

Y esa deformación se ahondó hasta el escarnio y la indignidad con los jubilados del bello invento batllista que a la larga terminó preservando malamente el ingreso de quienes eran los “empleados públicos” de las cajas jubilatorias y reduciendo a nadas cada vez más humillantes el ingreso de los jubilados del montón.

Con la crisis del sistema de economía periférica y parásita de conflictos ajenos, al Uruguay le podía caber aquel chiste del inolvidable republicano español exiliado en nuestras playas, Roberto, que puso en boca de dos inversores de la actividad bélica, la preocupación: “-Si estalla la paz, ¡nos vamos al tacho!” Con el fin de las guerras de mediados de siglo, pero sobre todo con los cambios tecnológicos, el paisito fue entrando a mediados de los cincuenta en un cono de sombra del que -a diferencia de otros reiterados conos de sombra que el país había tenido en los treinta y antes todavía-no hemos salido.

La opción

Fue el momento para que “otro” Uruguay fuera anidando en más y más corazones.

No es que proyectos alternativos no existieran de antes. Pero siempre habían tenido una débil universalidad potencial. La misma alternancia batllista-nacionalista, muchas veces simplificadamente formulada como colorada y blanca, fue perdiendo las aristas que cien años atrás tenía, y a la segunda mitad del s. XX se ingresa con dos partidos políticos, ambos decididos soportes, servidores del gran capital metropolitano en voraz proceso de tecnificación y modernización. En el plano político-ideológico no había diferencias entre “blancos” y “colorados” ni para definir políticas sobre dependencias, ni ante el Banco Mundial y el FMI, ni ante el desarrollo tentacular de transnacionales, o sobre usos de energía (políticas energéticas), ni ante los agroquímicos, o sobre criterios frente a la contaminación (que como un cáncer iba cubriendo más y más áreas).

A lo sumo, se trataba de anticomunistas y muy anticomunistas.

Ante ello, la progresía universitaria aspiraba a heredar ese Uruguay de estancieros y abogados que constituyeron el Uruguay moderno, el Uruguay blanqui-colorado, el Uruguay del apogeo y la crisis del siglo XX y hacer un país científicamente productivo y racional. Que iban a regirse por criterios burocráticos estaba, a mi modo de ver, en su perfil de técnicos y académicos que procuraban sustituir a la vieja elite cada vez más parasitaria e inservible. Y que ello iba a significar entregar en todo caso migajas a las capas populares.

Posiciones de izquierda siempre habían existido, pero con la crisis endógena y el efecto Cuba, cada vez se unificaban más constituyéndose al fin lo que inicialmente se llama Frente Amplio. El proceso venía de antes; expresiones como el FIDEL, la Unión Popular, el PDC, eran sus veneros. La variedad de opciones era mucho mayor; había varias izquierdas al margen del FA, así como varias derechas al margen de los “partidos tradicionales”. Y los propios partidos tradicionales constituían un abanico ideológico.

El FA definía su sustancia desde la mera denominación. Nada de patriótico o de antiimperial o de socialista. Amplitud es un concepto meramente cuantitativo, acorde con una visión electoral del cambio político. Luego íbamos a ir descubriendo que tampoco había diferencias apreciables en las relaciones de “la izquierda” con el imperialismo, con el modelo suicida y criminal de desarrollo tecnológico desquiciado y al servicio de las transnacionales…

Pero nutrido de las principales agrupaciones de la izquierda uruguaya, tupamaros y comunistas, una visión al menos ingenua podría inferir que se trataba de un corrimiento hacia la izquierda. El mundo marcha hacia ese lugar, se decía hace unas décadas. Y una de las principales alternativas de la izquierda uruguaya, los tupamaros, la principal experiencia guerrillera del país, que había mantenido inicialmente una inestable coexistencia con el electoralismo frenteamplista, una vez pasada la fiebre setentista, pasó a ocupar plenamente un lugar dentro de la opción frenteamplista.

Con tal grado de inserción socio ideológica, que poco a poco se fue consolidando como la minoría más grande de la coalición. Coalición, a su vez,  que con el tiempo fue adoptando diversos ropajes, alargando su denominación, hasta llegar en las elecciones que le otorgan el primer lugar (aunque no mayoritario) a denominarse Frente Amplio Encuentro Progresista Nueva Mayoría(FAEPNM)

Con lógica poselectoral, los complicados ropajes se simplificaron muy poco después y ya con las alianzas deglutidas o procesadas, el FAEPNM pasará a denominarse otra vez FA. Se había completado el ciclo, el periplo, se llegaba por derecha a cerrar el círculo abierto por izquierda…

Buscando avanzar… para estar en el mismo sitio

El FA encarnaba con renovados bríos las alianzas y los imaginarios de la progresía vernácula, ésa que permitiera aquel chiste de enorme vigencia sociológica a principios de los sesenta con el reverdecer de las esperanzas brindado por la Cuba de Castro; “decía el arquitecto, -en casa todos votamos al Fidel, salvo la sirvienta que vota a Chico-tazo-.”

Era la progresía que conocí cuando ingresé a la Facultad de Ciencias Económicas, avanzados los cincuenta. Allí, junto a una guardia vieja anarquista, ácrata y recalcitrante, “Lucha Universitaria”, y una derecha joven y demócrata que postulaba liberalismo made in USA, “Por un CECEA /2 democrático”,el caudal estudiantil  principal estaba compuesto por una “izquierda universitaria” que se postulaba como universitaria en primer lugar (es decir, con fuerte conciencia de clase para sí) y que constituyó buena parte de la craneoteca del FA (Samuel Lichtenstejn, Alberto Couriel, entre ellos). Recuerdo que de jóvenes recién llegados, como yo, a la facu provino una vez la invitación: “-mañana vamos a conocer un obrero, en auto… ¿Querés venir?” No podía creerlo.

Yo conocía un obrero en casa, mi padre, lo veía día tras día… ¿qué izquierda podía constituir la que albergara semejante ajenidad? Pero a la vez aprendí que el pensamiento de izquierda poco tenía que ver con el proletariado que tanto declaraba encarnar. Decliné la invitación, ese día al “paseo proletario” y poco después también decliné integrar la agrupación gremial de la izquierda progresista, ganadora /3

En febrero de 1973, ya en un momento en que la crisis afectaba directamente a “las instituciones”, con el mar de apoyos “progresistas” a los militares, a los militares que estaban masacrando leyes y humanos, el papel de la izquierda no mejoró ciertamente.  Hubo resistencias, claro; con diversas modalidades; al “febrero amargo” desde colorados como Amílcar Vasconcellos hasta blancos como W. Ferreira Aldunate y desde la izquierda, la ROE y el MIR pro-chino, no frenteamplistas. Y también de frenteamplistas como Carlos Quijano, pero desde el FA fueron muy pocos.

Se afianza la izquierda… pero con la misma política, el mismo imaginario

Tras la pesadilla dictatorial, el FAEPNM fue ampliando su espectro y convirtiéndose en la fuerza ineluctable, en el destino del país. Los márgenes de maniobra de la política tradicional se fueron achicando hasta que en el 2003 se produce el colapso de la estructura clientelar e ideológica del partido colorado batllista y su mitad-más-grande del electorado se reduce de manera rotunda a un raquítico 11 %.

Semejante descalabro del partido insignia del imperialismo estadounidense, del Occidente explícito y el eurocentrismo tácito, del partido que había procurado incorporar el neoconservadurismo arrasador que con la denominación de neoliberalismo estaba adueñándose del mundo entero tras la estrepitosa disolución de la URSS, le otorgó el espacio que necesitaba al FAEPNM, que reintegraba a un “nuevo espacio” en su seno. El Nuevo Espacio, como el FA en su momento, se cuidaba de cargar ideológicamente su denominación. Eran en todo caso designaciones cuantitativistas, que procuraban responder a la crisis de las ideologías y “los grandes relatos”. Por eso nada de proletaria, socialista, ancestral, campesina, del mundo de los de abajo.

El FA quedó al frente del estado, del estadito uruguayo. Un Partido Nacional como oposición (relativamente fuerte, con casi un 40% del electorado), la piltrafa colorada y luego otras organizaciones políticas más o menos expresas o tácitas como el Partido Militar con sus logias y secreteos, propios de una estructura de tipo piramidal y sectario, algún partido de personalidades, algunos agrupamientos anarquistas refractarios a la iglesia frenteamplista y la floración de sectas religiosas. Poco después, disidentes del FA en sostenido proceso de expansión.

Tiene que haber sido una fuerte sorpresa para muchos darse cuenta que la vida del paisito siguió mucho más parecida a la de antes de lo que nos queríamos imaginar.

Aunque también se observen diferencias como, por ejemplo, una cierta recuperación de los obreros y sus organizaciones gremiales como interlocutores. También proyectos como el de la limitación, por fin, de la jornada laboral para los peones rurales, los intentos de encarar impuestos progresivos. También podemos registrar, y anotar a favor del “nuevo tiempo” otro cambio respecto de los partidos tradicionales y “cómplices”: la lucha por juzgar y encarcelar por delitos atroces del tiempo de la dictadura, que han llevado adelante deudos incluidos varios frenteamplistas. Se está cuestionando la “ley de caducidad” y aunque cuesta y no tiene el apoyo real de todo el FA, el asunto se “mueve” y cada mes de mayo el centro de Montevideo se estremece con una manifestación de memoria, cuyo silencio cargado recuerda y estremece.

Pero no hay mucho más, el etcétera es corto.

Los pobres siguen pobres y cada vez más pobres y son cada vez más. Los ricos, cada vez más ricos y extranjeros. La reforma agraria, faltando con aviso. Así, el enderechamiento caracterizado por el Teorema de Baglini fue marcando sus hitos.

¿Cómo pudo ser que nadie se haya reído del Financial Times cuando designó al ministro Astori como el mejor ministro de Economía del planeta? Tomarse eso en serio y no considerarlo una maniobra, una pasada de mano por el lomo, era demasiado penoso.

Se trata de algo de mucha mayor envergadura: la neosatelización al Occidente más puro y duro, cada vez más en el círculo de hierro de EE.UU. e Israel.

¿Sociedad en lucha o capas medias buscando su lugar bajo el sol?

Entre las direcciones frenteamplistas reconocemos diversos orígenes y estilos: los técnicos universitarios progresistas ya descritos, los dirigentes de los partidos políticos de izquierda, fundamentalmente comunistas y socialistas aunque también democristianos, casi todos provenientes de la intelectualidad uruguaya (en el caso del Partido Comunista habría que agregar en dosis homeopáticas los dirigentes de origen obrero que abandonando la condición obrera por la de militante sindical rentado, escalaron posiciones dentro de la estructura partidaria); y las direcciones forjadas desde la actividad guerrillera, nutrida en buena medida también por egresados universitarios, bancarios, docentes, capas que se llamaban entonces ilustradas de la población.

En algunos casos con muy serios y profundos procesos de transformación personal como es el caso ya proverbial de Raúl Sendic, socialista, “trosko”, procurador, volcado a la reivindicación del proletariado rural y fundiendo su vida y su destino con el de sus inicialmente asistidos y tratando de unir semejante apostolado con el camino hacia una segunda Cuba americana.

El destino de las direcciones que directa o indirectamente expresaron el FA (o el FAEPNM) es tan consustancial con su condición de capas medias que incluso tras la derrota política muchos militantes vuelven a su condición laboral anterior; una suerte de destino opuesto al de los excluidos que es “la especie” humana en expansión por excelencia en el Uruguay.

Los tupamaros, por ejemplo, que eran bancarios, recuperaron sus escritorios pasada la tormenta setentista del levantamiento frustrado, la represión y la cárcel. Las capas medias del país están tan pero tan incluidas en la vida cotidiana del país que ni un interregno de década y media  -¡y qué interregno!-  impide su reinserción. Pensemos en lo que le pasa al excluido, al obrero sin contactos, al migrante recién llegado que pierde un laburo; para él, el destino será la pared de chapas en “las afueras”, sobre la ruta 1 o la 5 y vivir hurgando, “rebuscándoselas”, comiendo salteado… no hace falta explicarlo más /4

Era muy difícil que el FA pudiera entonces cambiar el estilo profundo, el de la vida cotidiana del país, puesto que la encarnaba casi tan cabalmente como los representantes tradicionales. Podía haber diferencias, las había, en todo caso ideológicas: un enfrentamiento (de algunos) al capital, al capitalismo, a las relaciones imperiales, al imperialismo, una distancia incluso emocional de EE.UU., una cercanía a la URSS (cuando existía) o al campo socialista, pero no mucho más.

Un ejemplo: el vicecónsul de EE.UU. en Uruguay, el señor Jorge Batlle IV, ocupando el sitial presidencial sostuvo una vez suelto de lengua y falto de lógica que había que apostar al “Uruguay natural” y a los alimentos transgénicos. El mero intento de atar semejantes moscas por el rabo revelaba lo poco que conocía del tema del que creía hablar. Y bien: la imagen del “Uruguay natural” ha perdurado… turísticamente. En ningún momento se la ha traducido económicamente.

Porque eso, en economía se llama establecer una política por ejemplo, respecto de las actualísimas commodities.

Se sabe que los cultivos transgénicos han permitido la comoditización de muchos “alimentos”. Pero los commodities, /5 amén de pingües ganancias para transnacionales, no resultan muy atractivos para los mercados alimentarios que buscan calidad, salud  y gusto, como por ejemplo los del Primer Mundo. Los alimentos de este tipo son alimentos “a la antigua”, sin agrotóxicos, no fabricados industrialmente sino atendidos artesanalmente, provenientes de las zonas no contaminadas, que cada vez son menos, en el planeta. Lo que “el mercado” designa como specialities.

Hoy que pensamos que ya no es posible un desarrollo endógeno al ciento por ciento (fundamentalmente por las dimensiones del paisito), la política debería consistir en todo caso en optar por el tipo de vínculos que necesariamente entablamos y entablaremos. La mayor integración, la menor dependencia, por ejemplo. Uruguay podría haber desempeñado un papel airosísimo ante tal mercado en el momento de la discusión de “natural” o “transgénico”, porque  es el estado del mundo entero con mayor proporción de tierras fértiles e irrigadas, y por no haber sido tan devastado por agrotóxicos; nuestros productos podrían haber alcanzado los mínimos exigidos, sin tanto esfuerzo /6

Con aquella falta de lógica que señalábamos para el último gobierno batllista, la soja transgénica y el modelo dominante entró sin la menor fricción y hasta con apoyo /7

Con la comoditización galopante, nos vamos alejando de esa posibilidad, que es exportar comida de calidad, pero además, consumirla. El gobierno frenteamplista ha seguido y hasta ampliado el camino de la comoditización del país. Las transnacionales, agradecidas.

Más de lo mismo

Semejantes continuidades, con estilos de comportamiento e imaginarios sociales compartidos que entendemos mucho más fuertes que las rupturas, no auguraban nada auspicioso con un gobierno frenteamplista. Sin embargo, el ejercicio de gobierno ha deparado otras continuidades menos esperables.

Por un lado, la explicitación del juego electoral desplegada por un ideólogo que se pretende sin pelos en la lengua, Eleuterio Fernández Huidobro, que fundamentó, al menos con fuerte desparpajo ya que débil rigor lógico, la existencia, y la necesidad, de una estrategia para conquistar el gobierno, prometiendo el oro y el moro, y de otra estrategia para echar a andar el gobierno, ya que no el poder, al día siguiente de ganar las elecciones, con la cual se podía borrar alegremente todas las promesas propias del momento estratégico anterior, porque pasado el momento preelectoral ‘ya estábamos en otra’.

El planteo de EFH no tiene nada de original, fue lo que resultaba cada vez más característico de los gobiernos batllistas, crecientemente estériles y corruptos: cada vez un divorcio mayor entre la cantinela preelectoral y la realidad posterior, a secas, que fue incorporándose como un saber del imaginario social de que así actuaban “los de la 15” y ciertamente los de su eterno opositor, el Partido  Nacional. Ante el FA algunos al menos esperábamos que el proceso de adaptación y mimetización con lo tradicionalmente existente fuera a demandar un período, no muy corto. Pero no sólo el planteo estratégico de EFH actualizó que todo podía ser muy rápido...

Otro fue la resistencia política pública del FA al establecimiento de pasteras en territorio uruguayo promovidas por el Partido Nacional y el vicecónsul J. Batlle IV, y la inmediata adhesión del mismísimo FA al establecimiento de esas mismas pasteras una vez en el gobierno.

 Otro más, el súbito cambio de posición respecto del papel de los militares uruguayos en Haití, inicialmente visualizados como policía de “limpieza” de EE.UU. cuando sus “servicios” derrocan y expulsan al presidente que no ha llegado a consumar una rendición incondicional ante los requerimientos de la Santísima Trinidad —Washington, el Banco Mundial y el FMI—. El FAEPNM condena como oposición parlamentaria el envío de tropas y  una vez convertido en gobierno y cuando el ejército uruguayo ya ha dado muestras de poder prostituir y/o seducir a jóvenes haitianas gracias a la vitualla de que disponen en un país hambreado hasta los límites de campos de concentración, cuando personal del ejército uruguayo allí destacado ya ha dado muestras de que puede matar o que deja matar a refractarios, hambrientos y necesitados, entonces, precisamente, entonces, el gobierno frenteamplista pasa a defender el innoble papel del MINUSTAH /8 en el desgarrado Haití (justo es recordar que con resistencia desde sus propias filas).

Para muestra bastan, pero agreguemos esta grajea, que ilustra el ombliguismo: cuando estalla un conflicto gremial por pésimas condiciones laborales y los taxistas terminan ocupando el Ministerio de Trabajo, un vocero oficialista, el dirigente tupamaro Julio Marenales, describe la ocupación aclarando que con semejante ocupación “no estaban por la liberación nacional y el socialismo”. Como sí están, por lo visto, los tupamaros en el gobierno o la izquierda frenteamplista. Si usted no se dio cuenta, amigo lector, es cosa suya.

Lo que hacemos está siempre bien. Tenemos “la sellada”. Lo que otros hacen, obviamente, no.

Los que conocen (o modelan) lo futuro

Pero el FA encarna un estilo comunicacional nuevo, sin duda vinculado con el carácter intelectual y/o académico de tantos miembros de su dirección. Veamos un par de ejemplos:

1) a principios de 2008 se desata la tormenta financiera que se venía incubando en EE.UU. desde años anteriores y el equipo económico del gobierno frenteamplista “tranquiliza” a la opinión pública declarando que el paisito estará “a salvo hasta el 2010”. Uno no sabe si tranquilizarse por el escaso año y medio de paz anunciado, cuando se trata de fenómenos como los estallidos financieros que tienen cierta inercia y cierto arrastre, o más bien empezar a temblar por lo que pueda sobrevenir pasado el 2009… digamos, que como garantía es un período más bien exiguo. En términos de RR.PP. no han sido muy sagaces.

Pero se atreven con lo futuro. Con decisión. Tal vez porque la formación marxiana o marxista les permite lidiar con esa dimensión temporal con “certezas” o al menos con “tendencias”, como se verifica en tales agorerías con las que se refieren a el futuro, como si pudiera ser cognoscible.

2) otro ejercicio de futurología: a fines de 2008, esta vez la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), hizo pública otra “investigación” según la cual para el 2030 el Uruguay iba a llegar a la primera división, ingresar al Primer Mundo. Procurando no caer del todo en el ridículo aclaraban que sus cálculos no constituían un pronóstico ni una previsión sino “una herramienta para construir dicho futuro”.

Del método para establecer tales enunciados más vale no hablar; baste mencionar que en esa veintena de años la OPP estima que Uruguay alcanzará a Portugal, Finlandia, Inglaterra y Bélgica, aunque nada mencione sobre la posición relativa de tales países, a los que se considera fijados en sus respectivos ingresos (mientras se imagina una quintuplicación de ingresos para Uruguay…).

La realidad cotidiana se presenta bastante refractaria a las mejoras, pero eso no les quita vuelo a las especulaciones de quienes están rentados para administrar los medios económicos del país.

Por otra parte, si salimos de la economía proyectiva que por lo visto es una fuente ocupacional de los economistas progresistas e incursionamos en la economía real y presente, el panorama no es mucho más alentador. Las zonas francas (zz.ff.) han sido un gran recurso del capital transnacional para retener el poder en la economía cada vez más globalizada del planeta, logrando con ellas retener la rentabilidad que lo mueve urbi et orbi.

 Gracias al recurso de la extraterritorialidad, las zz.ff. son un seguro de rentabilidad formidable, sobre todo luego de que las peripecias de la explotación capitalista generara las reacciones de los obreros agremiados, sindicalizados, que fueron así logrando retacear las atroces condiciones laborales de lo que los economistas de cuño marxista calificaron —con el equivocado sesgo historicista habitual— como acumulación primitiva de capital.

Las zz.ff. /9 nos permitieron ver que lo de primitiva era un subterfugio y que en pleno siglo XXI, las zz.ff. encierran las condiciones laborales que los libros de historia social y económica atribuyen a la primera revolución industrial: jornadas de 14 o 16 horas, sin protección corporal, ni seguro contra enfermedades ni reconocimiento de “enfermedades profesionales” (es decir generadas en el propio ámbito laboral), trabajo infantil, ausencia de toda regulación laboral, impositiva, ambiental. Lo que los historiadores progresistas y de izquierda nos han revelado sobre la vida y la muerte de los obreros ingleses, franceses o alemanes en 1800 son las condiciones en que viven y mueren los obreros paquistaníes, mexicanos, tailandeses, indonesios, caribeños, chinos… y ¿qué podemos decir de los uruguayos en pleno siglo XXI?

Seguir hablando de acumulación primitiva es hoy reaccionario… y cegato.

En nuestro país, las zz.ff. ya se perfilaban durante la neocolonia pero “prosperaron” durante la dictadura. Y bien: el gobierno progresista frenteamplista no está sino ampliando tales zonas, es decir normalizando el régimen de excepción; en tales sitios no rigen las leyes, ni siquiera las maltrechas leyes nacionales. Rigen las leyes… de la empresa que viene a usar (cada vez más escasamente) la mano de obra local.

Las zz.ff. son así una cara fuerte del proceso de extranjerización de la economía… “nacional”. Un proceso que también se ve claramente con la tierra. Hasta donde sé, el país nunca llegó a aprobar el mesurado proyecto de ley de Carlos J. Pereyra de impedir que un mismo propietario poseyera tierras a dos lados de una frontera (algo que se repetía con sospechosa frecuencia en nuestra larga frontera con Brasil).

La “invasión” sojera argentina, por ejemplo, no ha registrado reacción alguna del gobierno frenteamplista uruguayo, el mismo sin embargo, que ha debido soportar el hostigamiento de un sector de la población entrerriana, enardecida en buena medida por sojeros, precisamente, y así embarcada en una política de defensa territorial con aspectos valiosos aunque con una penosa impronta NIMBY /10

¿Hacia la liberación política o hacia la liberalización económica?

Pero no ha sido sólo en ciencia económica, prospectiva o aplicada, que el gobierno que declaró haber entrado por izquierda presenta rasgos específicos, casi únicos.

Vimos la asunción del credo equivocadamente llamado neoliberal /11 con la política de las zz.ff. Pero si uno observa algunas otras realizaciones, no podría imaginar que el gobierno de fray Vázquez tenga rasgos liberalizadores.

No lo parece si uno piensa en la cuestión, que nos adelantamos a reconocer como difícil, del aborto. El aborto es siempre una mala solución, hasta allí podríamos acordar con el presidente vetador. Sólo que él descuida que la falta de semejante, mala solución, el aborto legal y protegido (jamás ensalzado o trivializado) “genera” soluciones todavía peores y más trágicas. Más claro para percibir un conservadurismo militante es verificar que ha sido el gobierno frenteamplista el único que se decidió a erigir una estatua papal que ni siquiera los gobiernos burgueses  y más declaradamente católicos llegaron a consumar.

Semejantes ejemplos podrían llevarnos a pensar que en realidad se trata de un gobierno conserva. Pero no es así. Piense el lector que hay un proyecto para que los que quieran cambiar de camisa… perdón, de sexo, lo hagan sin ni siquiera pedir permiso a los padres cuando son menores de edad. Libertad y soberanía ilimitadas rigen así nuestras vidas. ¿O no? Suponemos que quien resuelve semejantes pasos lo hace sabiendo de qué se trata, sin influencia mediáticas, ni del american way of life, ni como resultado de los afanes de imitación tan propios entre jóvenes… ¿O sí?

La “liberación nacional”, o tal vez la liberalización y no precisamente muy nacional, avanza.

Hay otro proyecto al servicio de las privatizaciones, ya no en el plano crudamente material de las necolonizaciones a manos de sojeros argentinos y de pasteros finlandeses, suecos, portugueses y estadounidenses… es el de otorgarle a las universidades privadas, que han proliferado en el paisito desde la dictadura occidental y cristiana como nunca antes, un papel en la política pública para la educación. Roque Faraone define con mucho acierto semejante posición: “La pretensión de incorporar a representantes de la enseñanza privada  en cualquier órgano dirigente de la educación pública es peor que dar representación a las empresas de seguridad privada en el Ministerio del Interior.” (Brecha, 24/7/2008) /12

El  gobierno frenteamplista está incursionando en una tendencia privatizadora que ni los partidos tradicionales se habían atrevido a encarar. Seguramente que no, porque desde la izquierda la resistencia habría sido determinante y decisiva. Aunque concedamos que la ofensiva del gran capital es cada vez más fuerte, /13 aun con crisis encima y todo.

Observemos que cuando hablamos de enseñanza universitaria privada, nos referimos a entidades francamente preocupantes; la Universidad de Montevideo luce su vértebra ideológica en el catolicismo más reaccionario y ultramontano, la ORT, proviniendo de un estado indisimulablemente terrorista, donde la seguridad ha pasado a ser el nervio de la supervivencia, de la identidad y del ejercicio de la impunidad, es un centro de educación “superior” totalmente inscripto en las necesidades de dicha seguridad: no sabemos si el MOSSAD tendrá una representación directa en su dirección, pero es indudable que la ORT no puede dar ni un paso sin la aprobación del área principal del estado israelí. Luego tenemos las universidades del mundo empresario, en donde se iguala conocimiento y rentabilidad y donde la rentabilidad logra legitimar el concepto de bien, que tanto daba de pensar a los pobres griegos de hace dos mil años, pero que estos neofilósofos han resuelto… con una cuenta bancaria.

Y por último, en el concierto de lo que ha dado en llamarse universidades privadas hay unas cuantas organizaciones que califican a sus alumnos en técnicas, fundamentalmente cibernéticas. Confundir el know-how de una computadora con el saber universitario o multiversitario es francamente penoso. Otra vez sentimos vergüenza ajena. Hace unas décadas nadie habría llamado universidad a las Academias Pitman.

Sistemas y modelos únicos

No sólo nos estamos desarrollando intelectualmente en el mejor concierto dentro del mundo occidental hipertecnologizado: la agroindustria contaminante, el destrozo planetario mediante el derroche energético, la dependencia de los perfiles materiales más gravosos para el planeta y más suicidas para la humanidad, el alegre, impune e insensato destrozo de la biodiversidad.

El progresismo, entrevisto como lo opuesto a vivir en las cavernas, nos lleva de cabeza a apostar a lo nuclear. A la energía nuclear. Ésa es la medida del progresismo de fray Vázquez devenido, por encima o por debajo de títulos, en ingeniero atómico Vázquez. Comparte la apuesta de los cientificistas duros de todo el orbe, desde EE.UU. a Japón pasando por Israel.

Precisamente, fray Vázquez está procurando anudar un desarrollo nuclear conjunto entre Uruguay e Israel, una parejísima asociación, por si a alguien le cabe alguna duda, entre la segunda o tercera potencia nuclear militar del planeta y “el paisito”. Una alianza con un estado crecientemente genocida. Donde lo de “crecientemente” es trágicamente importante.

Éste es el grado de dependencia en que estamos, del cual seguramente nunca hemos salido, pero que parece ampliarse, solidificarse, extenderse, propagarse y que debería obligar a preguntarnos: ¿vamos bien?

Desde el día de la asunción del presidente Vázquez, devenido socialista en las postrimerías de la desgastada dictadura, podríamos haber temido lo peor. La diferencia entre el conductor y la masa. Lo que siempre habíamos conocido. “Festejen uruguayos, festejen”, nos dijo a voz en cuello el flamante presidente

. Preparémonos uruguayos, preparémonos. Van a tratar de hacerlos caer y de punta.

--------------------------

 

1/ “[…] el tercero es el único que se dice normal, justo él que ha vivido cuidando el empate […]” un par de versos de Jaime Roos.

2/ Centro de Estudiantes de Ciencias Económicas y de Administración.

3/  En 1957, la gremial de los estudiantes universitarios de Ciencias Económicas constituía una comisión directiva, tras elecciones, con tres cargos para los derechistas que hoy llamaríamos neocon, uno para la vieja agrupación de anarcos, y cinco para la pujante progresía. Tan pujante que al año siguiente, el año de la histórica lucha por la Ley Orgánica, iba a absorber a los más actualizados u oportunistas entre los “demócratas”, que perdieron caudal electoral, en tanto “Lucha Universitaria”, cuyos militantes eran claves en algunas facultades y sobre todo lo fueron en la FEUU para lograr la Ley Orgánica, perdía toda representación en la facultad.

4/ Y no se trata de elegir la suerte de los desheredados, como puede ser la elección consciente de gente famosa como Jorge Zabalza o anónima como Miguel Ángel Casanova; me refiero a quienes no eligen sino a quienes se les propina ese destino.

5/  Algunos han ido pasando a ser alimentos para automóviles, aunque ello vaya en menoscabo de bocas humanas, ¿Y alguien duda del aumento del hambre entre humanos? Ni siquiera las oficinas de la muelle ONU lo han hecho ya que reconocen que desde el auge de los biocombustibles hay unos cien millones de humanos más que se acuestan con hambre o se mueren por ello. Por esa razón, nos hemos permitido rebautizarlos necro combustibles (véase mi “Biocombustibles, agrocombustibles, necrocombustibles”,  futuros, no 11, verano 2007-2008).

6/ Holanda e Israel tienen el dudoso honor de ser los países con mayor cantidad de agroquímicos por ha. Tanto fertilizantes como biocidas.

7/ Superando la teoría de los sapos de Alfonsín; tragárselos pero con reluctancia. Ahora se los trata como si fueran manjares

8/ Es la sigla del destacamento de la ONU, compuesto por militares conosureños “destacado” en Haití para “preservar el orden”, y sobre todo preservar el estatuto de minoridad para esa nación de afros trasplantados a la fuerza, que lograron la primera revolución anticolonial y antiesclavista de la América mal llamada Latina. Algo que por lo visto, el mundo blanco no le perdona. Uruguay aporta el contingente mayor a semejante operativo, algo sugestivo dada la presencia de “gigantes” como Argentina o Brasil.

9/ Véase mi “Zonas francas: esclavitud de nuestro tiempo” en futuros no 2, primavera 2001.

10/ NIMBY, sigla en inglés (Not in my backyard), literalmente “No en el fondo de mi casa” y que alude a la resistencia local, frecuente en el Primer Mundo, para que un proyecto que se considera lesivo o contaminante se haga, sí, pero en otro lado.

11/ La única ideología, el único liberalismo que merece el calificativo de neoliberal ha sido en todo caso el de J. M. Keynes cuando en los años ’30 del s. XX da un vuelco al papel del estado en las sociedades metropolitanas, combate a la desocupación mediante actividad económica estatal, el universo empresario pasa a reconocer las organizaciones gremiales de asalariados y otros cambios por el estilo. Cuando a partir de los años ’70, ideólogos como los FRIEDMAN proclaman un nuevo liberalismo no estaban sino retornando a las posiciones del paleoliberalismo, del liberalismo histórico, primigenio, caracterizado por el reinado de lo privado y donde lo público estaba limitado al estado juez y gendarme. El nexo ideológico entre el paleoliberalismo puro y duro inicial y su rebrote  tras la crisis del estado de bienestar, de las leyes sociales y sobre todo el colapso soviético, ha sido Friedrich Hayek.

12/ En  EE.UU. se permiten tener a personeros de Blackwater y otros ejércitos privados de sicarios dentro del staff de gobierno mediante el cómodo expediente de que sus protegidos o protectores son a la vez gobernantes, como es el caso con Cheney.

Así  se puede aniquilar gente sin tener que rendir cuentas por aquello de que hay que dar voces de alto, detener, pasar a juez, etcétera…  todos esos pasos de los regímenes con legalidades más o menos democráticas, que soldiers of fortune, que nosotros llamamos mercenarios, pueden saltear impune, alegremente.

13/ Un buen ejemplo, valga lo de “bueno por lo ejemplarizante porque en rigor resulta atroz, es el de la privatización de la medicina: si algo no debería ser mercancía, es nuestra salud

LSabini - postaporteñ@ 1653 - 2016-08-23 14:58:08
postaporteñ@_______________________________

?Chávez ganó el día que aceptó el referéndum revocatorio?

Entrevista | Nicmer Evans:

21/8/16

EL DERECHO AL REFERÉNDUM

¿Cuál es el significado social del referéndum revocatorio?

El revocatorio no es la llave mágica que va a resolver los problemas del país. Ahora, sin duda, que siendo uno de los elementos más novedosos e importantes de la Constitución que es hija de un proceso constituyente que nos dimos, es completamente absurdo e incoherente que cualquiera que haya estado de acuerdo con el proceso revolucionario, hoy atente contra el RR.

En 2004, Chávez ganó el día que aceptó el referéndum revocatorio, el día en que hizo el lanzamiento del comando de campaña Maisanta  con un discurso profundamente democrático para confrontar al RR. Prácticamente ese mismo día ganó. Entonces cómo unos que ahora se dicen chavistas en el gobierno van en contra de un derecho por el que tanto peleamos para que estuviese en la Constitución, porque no es solamente que están tratando de que la cosa se alargue, sino que dicen que no va el RR en 2016, 2017… que no va a haber RR nunca. Eso es una cosa que desdice lo que es el valor democrático de lo que nos dimos los venezolanos en el 99, porque esa constitución no nos la dio Chávez, él solamente fue un vehículo. Nos la dimos el pueblo venezolano con unas luchas, en conflicto ante un sistema político que no satisfacía.

¿En caso de no darse el RR, cuál es el costo social que implicaría?

Es fatídico para la democracia. Es absolutamente inevitable que quienes hemos estado mínimamente o completamente de acuerdo con lo que se desarrolló con el proceso constituyente, defendamos el derecho, lo que no quiere decir que estemos con MUD haciéndole campaña sino que se trata de que creemos profundamente en un derecho que está en la Constitución y debe ser facilitado por las instituciones, no entorpecido.

Eso le sirve de recurso a algunos para decirnos contrarrevolucionarios, pagados por la CIA, saltadores de talanquera etc. Esos mismos que hoy están abriendo el país a la inversión de trasnacionales para secuestrar el 12% del territorio nacional, entregándolo, dicen que los que no estamos de acuerdo con la forma como se está haciendo el Arco Minero, somos pagados por las trasnacionales para evitar que ellas mismas entre. Una cosa increíble. 

Hoy no hay parámetro para una dirigencia gubernamental, ni un hilo conductor que permita la vía a un mínimo de coherencia a las acciones en relación con lo que fundamentalmente hoy los guía que es un desespero por la preservación del poder y no por la lucha por la legitimidad.

Ya ellos perdieron la vocación de legitimar un poder, ellos lo que están es preservándolo, y eso tiene los días contados de manera inevitable porque si no es en el 2016, es en el 2017 y si no, en las elecciones de 2018, porque de lo contrario sería autoritario, seria declararse dictadores y en el siglo XXI, es muy difícil. Tú puedes tener rasgos autoritarios en nombre de la democracia, puedes hacer cualquier cosa, pero declararte un dictador ya no es válido.

LA POLARIZACIÓN EN TRES TIEMPOS

 ¿Crees que las características de la polarización que actualmente tenemos sigan siendo las mismas que de los últimos años, o pasamos de la polarización chavismo- oposición a la de gobierno- ciudadanía?

La polarización hoy sigue siendo entre el PSUV y la MUD, de manera formal, pero eso representa menos del 50% de la población venezolana. La Ucab, o Datanálisis, por ejemplo, ubica, ante la autoidentificación política o partidista a un sector que representa más del 50% que no se identifica ni con PSUV ni con la MUD.

A lo largo de los últimos años, la polarización ha tenido tres momentos importantes:

1- El inicio: antes de Chávez estábamos acostumbrados a que gobernar implicaba tener una concepción de centro- derecha, entre socialdemócrata y neoliberal, hegemónico, desprendido del puntofijismo. No había alternativa para la izquierda en el país. De hecho, Chávez llega a poder no siendo de izquierda, pero amenazando ser de izquierda: hablando de la tercera vía, de Antoni Giddens, de Tony Blair, porque la única manera de conquistar el electorado era no hablar de la izquierda. Yo sí creo que él venía con una inclinación hacia la izquierda pero sabía que electoralmente no iba a tener cabida. Un discurso más nacionalista, bolivariano, fue lo que alimentó su campaña inicial. 

Después comienza un proceso de polarización que empieza a cargarse de elementos ideológicos y que permite que la izquierda tome posicionamiento. Chávez tardó seis años en declararse socialista, fue en enero de 2005 cuando habló de socialismo. Ya en 2004 se había declarado antiimperialista.

 2- El desbordamiento hacia lo social. El problema de esta polarización se da cuando pasa de lo político- ideológico a lo social. Cuando ser chavista era mal visto: te caceroleaban, te señalaban, y el gobierno no supo manejar ese desbordamiento de lo ideológico que afectó familias, afectos, amistades, parejas. Se desbordó. Porque la discusión ideológica no tenía que meterse en la sala para dirigir sino para fomentar el debate sano, democráticoCreo que ese fue el error de la polarización como estrategia política para exacerbar los conflictos sociales y sobre eso soportar un proyecto político. Había que darle el sacudón a la gente, hacerla reflexionar sobre la conflictividad que existía entre las clases sociales solapada por la supuesta armonía donde todos éramos iguales.

 3- Después de la muerte de Chávez, la polarización pasa a ser una búsqueda por la preservación del poder sin tener ningún tipo de soporte ideológico. Es más, te podría decir que nosotros estamos a un regreso del bipartidismo, no de la polarización. El bipartidismo son dos partidos que están en el mismo lado ideológico. En este momento la única diferencia que veo entre Nicolás Maduro y Ramos Allup, es que Maduro es el jefe de campaña de Ramos Allup, pero ninguno tiene proyecto de país. Hoy hay negociación entre unos sectores del gobierno y la oposición para ver quiénes sobreviven.

Al final, la polarización es: el polo de las cúpulas versus el polo de la gente que está cansada de la lucha por el poder; de que los dirigentes piensen que los ciudadanos somos pendejos y que no podemos incidir en las políticas públicas para tomar la mejor decisión.

Entonces hay como un reacomodo de la polarización en donde no solamente es el gobierno y el resto de la gente, es el gobierno y es la oposición, por un lado, y el resto de la gente, por el otro. Nosotros, en Marea, estamos interesados en desarrollar una oposición de izquierda venida desde el chavismo porque sentimos que la oposición de derecha no ha logrado ningún tipo de avance y que el gobierno dejó de ser de izquierda.

Hay evidentemente una repolarización del país, pero lo fundamental para retomar los caminos democráticos es despolarizar el país. Esta democracia debe profundizarse con base en la libertad de que existan las diferencias y con la libertad de que la mayoría pueda legitimar alguna de las posiciones como consecuencia de la persuasión política y no de la imposición política.

ARTICULACIÓN PARA LA DEFENSA DE LOS DDHH

¿Cómo miras y que propuesta tienes en relación con la defensa de los Derechos Humanos?

Nosotros hemos estado haciendo el esfuerzo de promover lo que denominamos “plataformas” que son espacios de encuentro de gente que de repente no quiere estar con Marea Socialista pero que necesita debatir entre iguales con otras organizaciones, otros espacios en común. 

Las plataformas giran en torno a defensa de derechos: la plataforma en defensa de la Constitución; la plataforma por la auditoría pública y ciudadana que es contra la impunidad; la plataforma contra el Arco Minero; y la plataforma por el pueblo en lucha y el chavismo crítico que ha tomado como eje central el tema del hambre y la alimentación.

Nosotros no nos hemos declarado una organización de derechos humanos, nosotros respetamos organizaciones como Provea, Red de Apoyo por la Justicia y la Paz, que tienen un trabajo mucho más específico en ese sentido. Pero estamos abogando por la defensa de los DDHH frente a un gobierno que sentimos que está dificultando la posibilidad de esos derechos y que incluso está atentando contra ellos.

La diferencia es que no nos hemos metido de lleno en la disputa de si hay presos políticos o no, y cuál es la concepción de los presos políticos. Eso es un tema espinoso para nosotros porque también tenemos políticos presos: Numa Rojas, en Monagas, Alcides en Bolívar; estuvo hasta hace poco Rodríguez León en Falcón. Tenemos casos que asumimos como el de Alcedo Mora en Mérida, de hecho su hijo ha sido parte de Marea Socialista. Lo hemos acompañado en este proceso.

Es un desaparecido político como consecuencia de denuncias de corrupción que la institución venezolana ha echado de lado. Entonces, hay temas donde nosotros estamos articulando solidaridad, hay otros donde estamos articulando organización en función de la defensa de derechos más gruesos. Pero de lo que sí estamos absolutamente convencidos es de que hoy hay una especie de regreso a algunos elementos que estuvieron presentes en la IV República con respeto a los DDHH.

A nosotros nos allanaron, además nos niegan el derecho a tener un nombre para poder recoger firmas. No nos han negado ser un partido político sino que ni siquiera nos han permitido tener un nombre reservado para poder acceder al derecho a organizarnos políticamente.

Y así como eso, también reconocemos que hoy hay unas situaciones muy importantes por parte de sectores de oposición que se han involucrado en acciones que evidentemente van en contra del estado de derecho, pero hay otras situaciones que no tienen ninguna razón: la detención de estudiantes y de otros ciudadanos que evidencia la arbitrariedad y la criminalización de la protesta, lo cual es bastante grave.

En el caso de Leopoldo López sí tenemos una diferencia muy grande porque nosotros consideramos que Leopoldo debió haber estado detenido no por “La Salida” sino por el 11, 12 y 13 de Abril. Pero lo que sí está claro, independientemente de los puntos de encuentro, o no, que podamos tener con la oposición de derecha venezolana es que hoy hay una vulneración de DDHH y sobre esta vulneración nosotros estamos fundamentalmente tratando de articular sectores de los más allegados a nosotros, que son de izquierda, para levantar la voz y promover este tipo de protestas que hemos estado desarrollando: movilizaciones, pronunciamientos públicos.

Así, hemos estado haciendo un trabajo de tejido social importante para poder integrarnos un poco a lo que es la demanda de la gente. Sí, es verdad que el RR es un derecho que hay que resolver, pero la otra verdad es que el RR no nos va a resolver inmediatamente el problema de lo que estamos viviendo.

LA DEUDA EXTERNA PUEDE ESPERAR

¿Puede el pago de la deuda externa estar por encima de la necesidad de resolver la crisis del país?

Nosotros necesitamos discutir sobre cómo tenemos dinero para cubrir medicamentos y cubrir alimentos, y eso se ubica fundamentalmente en un rediseño, un reacomodo de la economía venezolana que parte del hecho de que tenemos el dinero para resolver eso, el problema es que preferimos dárselo a nuestros acreedores a los que, aunque no a todos ponemos en duda. Creemos que hay un interés muy especial por parte del gobierno y de la oposición de decir cualquier cosa menos dejar de pagar la deuda externa.

En otros países del mundo, e incluso Joseph Stiglitz, premio nobel de economía, a quien no puedes acusar ni de socialista ni de comunista te dice que un país que no tiene con qué pagar, nadie lo puede obligar a pagar, y es sano que no pague para que pueda a ajustar sus cuentas y sobre eso volver a pagar. Nadie está diciendo que no debemos pagar nuestra deuda, lo que estamos diciendo es que hoy no podemos. Además de negociar nuevas condiciones de pago, debemos hacer una auditoría de esa deuda: hay que ver quiénes se han terminado de enriquecer con ella y quiénes realmente compraron esos bonos, pero no solamente es la deuda de bonos de Pavas y del Estado Soberano, es la que hay con China, que también se lleva muchísimos recursos; y hay otras como las de Irán, las de Misión Vivienda, la de Cantv que es inmensa, mil millonaria. Todas deben pagarse pero lo primero que tenemos que hacer es atender a la gente e inmediatamente después hay que hacer una reordenamiento de la economía para lograr resolver las deudas.

 ¿Qué elementos implica reordenar la economía?

Uno de los elementos fundamentales es superar el rentismo petrolero y el rentismo extractivista. Fíjate que es interesante que se establece una ley de precios justos que dice que una ganancia digna, incluso exagerada para un empresario, es 30%, pero nosotros queremos vender el petróleo a 200, 300, 800%. Lo estuvimos vendiendo así durante mucho tiempo.

¿Realmente es necesario tener una ganancia tan alta que sirve para que capitales financieros especulativos que parasitaron cuando Chávez y que aún más sigue parasitando con Maduro, engorden como consecuencia de la obtención de divisas preferenciales?, ¿será que si superamos esta traba podríamos equilibrar la economía para que efectivamente ese dinero vaya a la gente y no a las cuentas offshore de quienes están desfalcando la nación? 

Sin contar la posibilidad real que existe de recuperar parte de los más de 475mil millones de dólares fugados que están en cuentas en el exterior. No los vas a recuperar todos, pero hay organismos internacionales que sirven para eso:  Con Correa arrancando la presidencia Ecuador recuperó 40% de esos recursos. Con que recuperemos el 10%. Son procedimientos que toman tiempo, meses. De hecho no hay que irse del país para recuperarlos: ahora está de moda publicidad de promociones para comprar propiedades en dólares fuera de Venezuela; hay encuentros en el CCCT para reunir a gente que está dispuesta y que tiene más de 200mil dólares para comprar una propiedad en Miami, en Panamá, en Bogotá, en Madrid; hay empresas en el mundo encargadas de venir al país a sacar los dólares a venezolanos que están aquí para comprar propiedades afuera. Eso quiere decir que debe haber un dinero mal habido, seguramente no todos pero hay que saber.

¿Pero qué pasa?, que no hay voluntad política para recuperar ese dinero, y tampoco la oposición tiene voluntad política para denunciar públicamente eso.

Están enfocados en el 1ero de septiembre y la toma de Caracas, RR Maduro fuera ya… pero ¿y después?; qué pasa con la gente que no tiene medicamentos y que se nos está muriendo; cómo nos ponemos de acuerdo en tres o cuatro medidas fundamentales para atender la crisis y mientras la atendemos vamos resolviendo el asunto político. Eso es lo que estamos tratando de hacer nosotros en Marea Socialista.

ARCO MINERO CON CHÁVEZ VS. ARCO MINERO CON MADURO

Mucho ha sido el cuestionamiento a su posición en relación con la política del Arco Minero, debido a que quien abre las puertas al extractivismo es Chávez. ¿Cuál es la diferencia entre su política y la del presidente Maduro?

La extracción de minerales no es mala, es necesaria. Nuestra economía se sustenta fundamentalmente sobre el procesamiento de la materia prima y la materia prima se extrae de la tierra. El problema es que tienen que ser conscientes, administradas, no puede ser que el Arco Minero sea para tapar el déficit que genera la caída de los precios del barril de petróleo.

El presidente Chávez planteó el Arco Minero, efectivamente. Era un proyecto concebido a largo plazo que en su momento priorizaba la inversión nacional y buscaba inversión extranjera, y era un proyecto con un objetivo fundamental que era el de vincularlo al procesamiento de materia prima en Venezuela para generar productos procesados que no fomentaran el extractivismo.

¿Incluía el respeto a los pueblos indígenas?

Sí, por supuesto que había algunas políticas en ese sentido. La política de Chávez no fue perfecta en relación con el Arco Minero pero él incluso, en el marco de su desarrollo, echa del país a la Gold Reserve. Esto ilustra de manera muy clara que se quiso hacer extracción de minerales pero no con una empresa que tiene un desprestigio a nivel mundial porque se sabe que ha generado dramáticas situaciones de ecocidio, destrucción de la naturaleza y vulneración de soberanía. Al contrario, Maduro toma la decisión para desarrollarla ya, además con una empresa que había sido expulsada por Chávez, y no solamente eso sino que la indemniza y sobre eso comienza a generar especulación financiera con la posibilidad de bonificar lo que todavía no se ha sacado, para poder generar renta inmediata de eso. Por eso es que son dos políticas distintas.

Chávez podía tener una discusión ideológica sobre el asunto del Arco Minero y sobre esto se le podía disputar. 

En el caso de Maduro, no hay un argumento ideológico sino una necesidad de preservación del poder, por eso aquí no hay cosa que valga en relación con la lucha, con promover un debate político, ideológico. Entonces lo que tenemos es que generar las presiones necesarias por las vías que sean suficientes: desde la calle hasta lo jurídico internacional para que se pueda comprender el efecto de la forma como se aplicará la política del Arco Minero

Jennifer Peralta | PROVEA

- postaporteñ@ 1653 - 2016-08-23 14:27:10
postaporteñ@_______________________________

EL SOCIALISMO PRETORIANO

El modelo político de Venezuela es el socialismo pretoriano

Los juegos de poder entre el Estado, el ejército y el pueblo moldean un proceso en crisis

Por Toma?s Straka

Agosto 2016  Nueva Sociedad 

Para algunos no será socialismo, sino otra cosa que usurpa el nombre, para otros la palabra pretoriano o, más aún, pretorianismo como una categoría que engloba una lógica de relaciones entre civiles y militares, generará incomodidad; pero en tanto encontramos una mejor manera de definir al fenómeno, el socialismo pretoriano (opretorianista) nos ayuda a explicar el proceso que ha ido tomando forma en Venezuela durante los últimos años y que, desde hace un tiempo, aunque con diferencias importantes, impera en Cuba

El presente texto apunta a delinear esta tesis.

El socialismo, como concepto, como cuerpo teórico de un modelo político explicable, tiene –y lo sabemos– interpretaciones diversas. Sus ramificaciones son amplias pero todas ellas se fundamentan en una base común: la lucha por la equidad y la igualdad social, la liberación de las grandes amenazas como el hambre y la enfermedad para conseguir un auténtico disfrute de la libertad positiva, el respeto a la individualidad pero sin contraponerla del colectivo. Ha habido tantos socialismos como socialistas. Sin embargo, el socialismo, ha tenido un bagaje tan amplio que mensurarlo resulta contradictorio: de Charles Fourier a Pol Pot, de Willy Brandt al Che Guevara, de la libre y próspera Escandinavia a Cuba y Venezuela. En ocasiones los debates han adquirido incluso connotaciones sectarias, donde unos condenan las «herejías» de otro. Pensemos nada más en el «pontífice» Lenin anatematizando al «renegado» Kautsky.

Dentro de los diversos modelos hubo uno que se proclamó socialista. Aquel que, hasta 1989 dominó la mitad del mundo, que desarrolló algunos avances de importancia en términos de consagración de derechos, que en nombre de los mismos y su salvaguarda organizó las formas más completas de totalitarismo de las que se tengan noticias y que tratando de organizarlo todo, «de la cuna a la tumba», creó uno de los modelos económicos más ineficientes que jamás han existido. Fue, evidentemente, el llamado socialismo real.

Su caída en 1989 no mermó, sin llevó a la derrota sus aspiraciones primeras. El liberalismo descarnado aplicado en el marco global, generó nuevos procesos de crítica al capitalismo y revalorizaciones diversas de modelos ya fenecidos. De hecho, solo diez años después de la caída del Muro apareció en Caracas una versión edulcorada y corregida de aquel proyecto. El socialismo bolivariano socialismo del siglo XXI,  auspiciado por los proyectos de Jorge Giordani, el ideólogo de Hugo Chávez y del Proyecto Nacional Simón Bolívar, Primer Plan Socialista de la Nación (2007), dan cuenta de un esfuerzo por reajustar las viejas ideas de una economía centralizada en manos del Estado para evitar los desastres de Europa Oriental, permitiendo algún grado de actividad privada y el desarrollo de formas de organización comunitarias, como cooperativas. En función de ese modelo se estatizaron todas las grandes empresas venezolanas, incluyendo muchos bancos, las cementeras, navieras, la electricidad, la telefónica y un millar de organizaciones más; se expandió el gasto público en más de un 800% entre 1999 y 2008, sobre todo a través de una gran cantidad de programas sociales, la mayor parte asistencialistas, pero que por un momento ayudaron a que la pobreza se redujera casi a la mitad en el mismo período (de 49% a 26%). Y como en todos los socialismos reales, al final el modelo colapsó cuando el petróleo bajó de precio y no pudo sostener un nivel de gastos que crecía al mismo ritmo que la productividad se venía abajo.

El modelo, sin embargo, adquirió rápidamente rasgos pretorianos. Las ciencias sociales norteamericanas definieron como pretorianismo al tipo de relación entre civiles y militares, en la que los segundos tienen una influencia superior a lo estipulado en las leyes, sobre los segundos. No hay control civil sobre lo militar, sino más bien lo contrario. No se trata de un Estado Cuartel, de un militarismo al estilo prusiano, en el que toda la sociedad es militarizada. No: es una sociedad que funciona normalmente, pero tutelada por militares, bien porque ejercen corporativamente el gobierno, como en las dictaduras latinoamericanas, o bien porque tengan la última palabra sobre gobiernos aparentemente civiles (pongamos, en Corea del Norte). Para el historiador socialdemócrata Domingo Irwin (1947-2014), el gobierno de Hugo Chávez era un ejemplo claro de pretorianismo. Causó malestar en muchos colegas, pero los hechos han tendido a darle la razón.

En efecto, la influencia militar en el chavismo ha sido considerable y públicamente pregonada por el Estado. Chávez no sólo vestía uniforme con frecuencia, sino que se hacía llamar Comandante Presidente y enarbolaba la consigna de una alianza permanente entre el pueblo y el ejército. Los militares, activos o retirados, fueron siempre piezas claves en sus gabinetes y partido. Aunque a muchos sorprendió que escogiera a un civil, Nicolás Maduro, como sucesor, las declaraciones del ahora presidente tendieron a mostrar que la alianza quedaba intacta. Maduro anunció desde el inicio de su gestión la existencia de un Comando cívico-militar de la Revolución, no previsto en ninguna ley; y durante su gobierno no ha hecho sino aumentar el poder económico del ejército con un conjunto de «empresas pretorianas» puestas en sus manos: el Banco de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, la Compañía Militar de Transporte, la televisora de las Fuerza Armada y la Compañía Anónima militar de industria mineras, petrolíferas y de gas, que le permitiría a la corporación entrar directamente al negocio petrolero.

Finalmente, en medio de la enorme escasez que sufre Venezuela, designó al ministro de defensa, Vladimir Padrino López, como el encargado de la importación y distribución de alimentos y medicinas. De hecho, otros ministros, en ese aspecto, quedaron bajo su mando.

Algunos ven en Padrino López una especie de Wojciech Jaruzelski, llamado in extremis a salvar una revolución que hace aguas por los cuatro costados o en todo caso de iniciar una transición ordenada.

Otros afirman que se trata de una lección aprendida de la Cuba de Raúl Castro, donde la economía y en general el poder se encuentra en manos del Ejército (de hecho, la categoría de «empresa pretoriana»abordada en este trabajo procede de un estudio sobre la isla). Nos encontramos, en definitiva, ante un tipo de socialismo o de un modelo que se autoproclama como tal, en el que el ejército ejerce influencia y controles de envergadura sobre el Estado. A cambio de su lealtad recibe jugosos réditos económicos, con todo lo que ello implica para hacer negocios, incluso personales. La categoría de «socialismo pretoriano» admite, en efecto, muchas precisiones. De lo que no cabe duda es que nos permite comprender el fenómeno que vive Venezuela y que Cuba experimenta, con sus diferencias, desde hace décadas. Un fenómeno que será definitorio no solo para ambos países sino también para todo el marco regional.

NUSO.org - postaporteñ@ 1653 - 2016-08-23 14:15:28
postaporteñ@_______________________________

ETCHECOLATZ : Cuando la impunidad se disfraza de derecho humanitario

MIÉRCOLES 24 DE AGOSTO 18hs EN 7 Y 50 DE LA PLATA

PARA EXIGIR NO A LA DOMICILIARIA, CÁRCEL COMÚN PERPETUA Y DE CUMPLIMIENTO EFECTIVO, AL GENOCIDA MIGUEL OSVALDO ETCHECOLATZ

El 19/8/16 con los votos de los jueces Alejandro Daniel Esmoris y Germán Andrés Castelli, por mayoría el Tribunal Oral Federal N° 1 de La Plata concedió la libertad de irse a su casa al genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz (MOE)

Si bien la medida todavía no se concretó, porque falta definir el mismo pedido en otras dos causas, es un paso muy grave con el cual el genocida comienza a transitar el camino hacia su casa en el bosque de Peralta Ramos, Mar del Plata.

Desde Justicia Ya afirmamos que no existe cuestión humanitaria que justifique este beneficio de impunidad, hay en esta resolución una clara cuestión política, esta medida está alineada a las voces de los apologistas del genocidio perpetrado por la Dictadura Cívico-Militar claramente expresada en el editorial del Diario La Nación , ratificada luego por el Ministro Avruj quien recibió a familiares y admiradores de los reos encarcelados por delitos de lesa humanidad, línea también expresada por el funcionario de CABA Lopérfido poniendo en duda la cantidad de desaparecidos, o la del presidente Macri volviendo negar la responsabilidad del Estado en el genocidio denominándolo “guerra sucia” u ordenando como Comandante en Jefe el desfile de los genocidas del Operativo Independencia el 9 de julio pasado en Tucumán.

Este beneficio tiene sus antecedentes: Durante los gobiernos K sobre un universo de 2.000 imputados, 441 fueron beneficiados con la prisión domiciliaria

El pronunciamiento del TOF 1 es un nuevo intento por imponer un punto final, esta vez no a los juzgamientos a los genocidas, sino a las penas impuestas por juicios con todas las garantías constitucionales, deviniendo estos en meros actos declamatorios, sin ninguna consecuencia para quienes cometieron los más horrendos crímenes que podamos imaginar con el objetivo de eliminar a un sector nacional y disciplinar al conjunto de la sociedad mediante el terror y así poder instaurar los planes de hambre y miseria. 
Consideramos ilegítimo el dictamen del tribunal por haberlo emitido dentro del plazo legal del que contamos las querellas para recusar los nuevos miembros y el juez Esmoris recientemente nombrado va a ser recusado por nuestra querella Justicia Ya La Plata.
Como frutilla del postre, los Fiscales Generales R. Marcelo Molina, Hernán I. Schapiro y Juan Martín Nogueira, Fiscal “Ad Hoc”, olvidando su papel de acusadores y tomando claramente el papel de defensores de los genocidas se expidieron diciendo que la fiscalía“no tiene objeciones que formular para que, con urgencia, se adopte la conducta que médicamente resulte conveniente, ya sea la internación o el arresto domiciliario.”

Anteriormente hemos explicitado la falacia acerca de la precariedad en el estado de salud de MOE, solo queremos recordar que hace pocos menos de una semana el genocida fue remitido a una clínica privada por orden del juez de instrucción Kreplak y desde la guardia del centro asistencial diagnosticaron claramente que el estado de salud Etchecolatz no ameritaba la internación especial en ese lugar por encontrarse clínicamente estable, por lo que el reo fue remitido nuevamente al hospital penitenciario de Ezeiza en donde el SPF cuenta con los elementos idóneos para atender las dolencias de Etchecolatz.

Este vergonzoso fallo a pocos días de cumplirse un nuevo aniversario de la segunda desaparición forzada de nuestro compañero Jorge Julio López y siendo que MOE está preso, entre otros gravísimos delitos, por la primera desaparición del compañero y debiera haber sido puesto en el banquillo de los acusados por la segunda, representa una gravísima afrenta a su memoria y a la de todas las víctimas por los que está en la cárcel este chacal.

Desde nuestra querella unificada Justicia Ya en La Plata y desde la Multisectorial La Plata, Berisso y Ensenada, llamamos a continuar en el camino transitado por nuestro pueblo que en estos 40 años enfrentó el intento estatal de imponer la impunidad, dio por tierra con las leyes de Obediencia Debida, Punto Final y los indultos. Enarbolando los ideales por los que lucharon los 30.000 compañeros detenidos-desaparecidos, con la firmeza de Jorge Julio López señalando a los genocidas, llamamos a resistir en las calles este nuevo intento de cambiar la historia haciendo aparecer a quienes asesinaron, secuestraron, torturaron, robaron bebes como lo hizo Etchecolatz, como viejitos inofensivos con la capacidad de reinsertarse, desde la comodidad de su hogar, nuevamente en la sociedad como si nada hubiera ocurrido


CONVOCAMOS A MARCHAR EL MIÉRCOLES 24 DE AGOSTO 18hs EN 7 Y 50 DE LA PLATA PARA EXIGIR
NO A LA DOMICILIARIA, CÁRCEL COMÚN PERPETUA Y DE CUMPLIMIENTO EFECTIVO, AL GENOCIDA MIGUEL OSVALDO ETCHECOLATZ

A 10 AÑOS DE LA SEGUNDA DESAPARICIÓN DE JORGE JULIO LÓPEZ:

NO OLVIDAMOS-NO PERDONAMOS- NO NOS RECONCILIAMOS
MULTISECTORIAL LA PLATA, BERISSO Y ENSENADA
JUSTICIA YA EN LA PLATA

Carlos Zaidman tel: 221-155731407

AEDD - postaporteñ@ 1652 - 2016-08-21 07:36:36
postaporteñ@_______________________________

DISCUTIENDO SOBRE IMPUNIDAD Y NUESTRA DERROTA

CONTRIBUCIÓN 4

 (Estas notas surgen de discusiones entre compañeros desarrolladas a partir de las notas que publiqué bajo el título: “Persistencia de la impunidad y terrorismo de Estado democrático”)

APORTES COMPAÑEROS

Tupamaros: ¿fueron la izquierda o la derecha del movimiento obrero?

“…Mirá, Ricardo ya te dije hace tiempo que el origen de toda la confusión sobre los Tupamaros es muy vieja y que por eso, ese fenómeno sigue confundiendo a tanta gente. Si no aclarás las cosas desde el principio ellos seguirán siendo las estrellas revolucionarias, los muchachitos de la revolución, los Superman… y después es tarea imposible explicar que se hayan podrido tanto. 

Todos los que escriben en estas polémicas parten de que en algún momento los Tupamaros fueron revolucionarios y después se pudrieron. Para mí nunca fue así…, sino que se subieron a un carro que no les pertenecía (que fueron las luchas obreras de los años 60) gracias al cartel que les dio algunas acciones espectaculares y luego desde que manejaron el carro lo hicieron escrachar [1]

Dentro del movimiento sindical no eran nada radicales, al contrario eran reformistas y en casi todos los casos apoyaban a los socialistas y a los comunistas conciliadores. Eran los oportunistas, que se subían al carro empujando a los más jóvenes a tirar piedras y  molotovs porque en la época la radicalidad era sinónimo de violencia, pero que en la orientación del gremio siempre estaban a la derecha, nunca se jugaban en la crítica al reformismo, se callaban la boca

En las grandes luchas ideológicas algunos apoyaban la bronca que venía de la base, pero los históricos (o mejor dicho quienes más seguían la línea oficial) se llamaba a silencio “para no descompartimentarse”. Quienes actuaban como tendencia junto a nosotros no eran los oficialistas Tupas sino los buenos locos sueltos desalineados, lo oficial era siempre componendas políticas entre los jefes que coqueteaban con los bolches y los socialistas. Es mentira que habían roto con la izquierda tradicional, siempre había conciliábulos entre los jefes de todos los partidos burgueses, ellos mismos decían que solo los dividía una cuestión de método. Por eso a mí no me extrañó nada cuando me fui enterando de la connivencia entre la vieja guardia y los militares. 

Además ellos no criticaban al reformismo desde el punto de vista revolucionario porque aceptaban todo lo que venía de los socialistas y comunistas, solo que querían hacerlo por la “vía armada”, por eso era normal que mientras la ruptura en la calle era total ellos siguieran dialogando con los dirigentes políticos de todos los partidos burgueses desde los Bolches a Ferreira Aldunate. Por eso tampoco nos pareció tan raro que se hicieran compañeros de los oficiales en los cuarteles.

Con quienes luchaban y no aceptaban el verticalismo fueron siempre muy botones, los amenazaban, los perseguían, los “arrestaban” y en muchos casos esgrimían las “medidas especiales” (amenaza de muerte).  Bueno exactamente como los bolches. Si ibas un poco más lejos te inventaban cosas contra vos y pasabas a ser un indeseable, un “tira”, un agente de la CIA. Siempre secundaban la represión sindical que hacían los bolches, muchas veces eran más reaccionarios que ellos. 

Para hilar más fino hay que distinguir entre dirección y base, o mejor todavía entre los “comandantes” y los pichis. La mística de la Orga estribaba en la diferencia total de unos y otros. Los consagrados, los “cuadros”, los comandantes y subcomandantes se llevaban el mundo por delante pero hacia abajo, hacia la base, hacia el laburante o el estudiante. Tenían el cartel del aparato, eran de “La Orga” con mayúscula y con eso bastaba para ser importantes” Cuanto más se hacían populacheros y más hablaban de proletarización[2], más actuaban como jefes separados de las bases. Con los de arriba eran totalmente diferentes siempre “dialogaban”, siempre andaban en conciliábulos. Pero a los pichis los despreciaban y usaban, no les interesaba lo que pensaban solo quería utilizarlos como periféricos, como fuerza de apoyo…, todo, absolutamente todo en función del aparato… Por eso no leían, no se formaban, solo estaban para “la concreta”; con decirte que la teoría era considerada una desviación microfraccionalista.

Por eso mientras los pichis luchaban a brazo partido contra los fachos y los burócratas ellos eran amigos de estos últimos. Con los bolches por ejemplo que los laburantes tenían que enfrentar en los sindicatos, en la calle, dado que eran una fuerza represiva brutal contra los intereses del pueblo, ellos siempre estaban dialogando y después te enterabas que los habían ayudado con locales, con armas. También se escondían en sus casas y hacían grandes comilonas.

Toda la mística de la Orga era empleada para silenciar la crítica de los bolches diciendo que ese no era el método, que lo mejor era ignorarlos y desarrollar la Orga. Bastaba con la mención de “la Orga” para que todo el mundo debiera ponerse boca abajo, era lo sagrado, era la mística misma. En concreto solo les interesaba reclutar para el aparato y en la lucha de todos los días ayudaban a los bolches a parar el movimiento. Según ellos lo que importaba no era el movimiento social sino la Orga. Ojo, incluso cuando declaraban ir a las masas hacían exactamente lo mismo: buscaban apoyo, logística, periferia…, pero en vez de aportar fuerzas en el combate contra la burocracia sacaban esa fuerza hacia el aparato.

En la cárcel con sus acuerdos con los milicos, lo que hicieron los de la dirección, fue más de lo mismo. Siguieron con el reformismo y se plegaron al reformismo de los milicos, pero sobretodo actuaban como oficiales, hablaban con ellos, tomaban con ellos, como siempre habían hecho con los dirigentes burgueses del país. Sí, es verdad, a muchos dirigentes del MLN los molieron a palos como a los otros presos, pero ellos siempre fueron como otra clase social dentro de la cárcel.  

Tenían toda una estructura de hombres de confianza y de fagineros que alcahueteaban todo, controlaban todo y vigilaban todo. De más está decir que como esa estructura  colaboraba con los milicos, de lo que se enteraban ellos se enteraban los milicos y si te agarraban en todo lo que estaba prohibido…temprano o tarde te caía una sanción o una miliqueada, un interrogatorio…

No, no todos fueron así hubo en todos los cuarteles, planchadas, barracas…compañeros tupas consecuentes, que no alcahueteaban,  que no te denunciaban, pero fueron los menos. La estructura misma oficial laburaba con los milicos y miraba a los pichis desde arriba… El MAU MAU lo ha dejado clarito…, estaban los comandantes y luego estábamos los pichis…, los comandantes se arreglaban entre ellos…, los pichis fue diferente”.

Joaquín

 

Es un buen aporte a la discusión. Lo primero que debiera decirse siempre es eso “NO, los Tupamaros no fueron una expresión radical, en el sentido primero de la palabra, de ir a la raíz del asunto: la destrucción de la sociedad capitalista”. En la teoría y en el programa fueron vulgares reformistas socialdemócratas

Pero eso no logra explicar bien el proceso en su globalidad. Porque no explica porqué fueron los Tupamaros los que más reclutaron proletarios en lucha y fueron tan importantes en conducir el proletariado a la ruina. Justamente, si hablamos obligadamente tanto de los Tupamaros, no fue por su protagonismo clasista como organización, sino por el contrario, porque terminaron encuadrando la lucha revolucionaria del proletariado, para encaramarse ellos en el Estado. En cambio, si hablásemos de ruptura proletaria y de afirmación revolucionaria en el Uruguay (¡por algo hoy se ha olvidado todo eso!), tampoco hablaríamos de otras organizaciones como el OPR (¡aunque sí tuvieron un programa más radical!), sino más bien de un conjunto muy grande de agrupaciones informales como la Tendencia Revolucionaria, el FER, comités barriales, “el nocturno del IAVA”, gremios combativos como los cañeros, FUNSA, Bancarios, algunas fábricas ocupadas (Bao, Tem, Decovic, Galileo…), los becarios universitarios, etc. Es en esas estructuras informales adonde más se avanzó teórica y prácticamente en una concepción realmente revolucionaria, que realmente luchaba por destruir el capital.

Pienso que, objetivamente y a nivel internacional, se fue confundiendo cada vez más radicalidad con violenciarevolución con “lucha armada”; cuando en realidad en el mundo entero ya habíamos asistido, y seguíamos asistiendo, a que la socialdemocracia leninista se armase, que el reformismo armado se impusiese en el poder y se mostrase como la mayor potencia contrarrevolucionaria de la historia.

Como prueba viviente de todo eso, teníamos, ante nuestros ojos el resultado efectivo del nacionalismo burgués, las consecuencias reales de la tan cacareada liberación nacional. Cuando el proletariado en el Cono Sur y el  Uruguay comienza su fase más radical en la década del 60, ya la “liberación nacional”, ahí adonde había ganado, había mostrado su carácter contrarrevolucionario, como en Asia o el Norte de África, liquidando toda referencia clara a la destrucción de la sociedad mercantil,  alineándose en la guerra imperialista. 

Solo algunas minorías denunciaban la contrarrevolución en Rusia o China, todos los regímenes “nacionalistas”, desde Egipto a Argelia, desde Camboya a Vietnam, se concentraban en el crecimiento del capital nacional y se aliaban con una u otra burguesía imperialista, Rusa, China… El “tercerismo” de Perón o Stroessner se había hecho mucho más “pragmático”, gracias a Mao Tse Tung o  el albanes Enver Hoxha, pero su preocupación central seguía siendo aumentar más la cantidad (tiempo e intensidad) de trabajo de la nación, y por lo tanto la explotación capitalista. Su programa siempre es  la toma del poder y el progreso en base a reformas del capital. ¡Y ese reformismo leninista termina siempre en el terrorismo de Estado!

Sin embargo, Cuba y el Che Guevara, en plena ola revolucionaria internacional que se fue afirmando en la década del 60, aparecieron como una opción muy diferente. Fue la época en que, hasta desde el Estado en Cuba, se denunciaba la línea contrarrevolucionaria de los PC del mundo, la infiltración policial junto con los PC locales (informe Raúl Castro), el papel imperialista de Rusia, etc.

También se hablaba del hombre nuevo, la supresión del dinero…y hasta se construyeron proyectos locales limitados en ese sentido. Guevara, que nunca se había distanciado mucho del estalinismo más brutal, se lo vio coqueteando con el trotskismo y se colocaba a la izquierda de Mandel y la Cuarta Internacional en las polémicas sobre la economía de la transición y la planificación. También se llegó a esbozar la crítica de los Frentes populares y de la liberación nacional, gracias al impulso revolucionario que había en la época. Se conformó la Tricontinental que llegó a presentarse como una continuidad con las Internacionales proletarias del pasado y como Partido de la Revolución mundial. 

Pero como se sabe, no pasó de ahí, sino que eso se concluyó con una nueva oposición interimperialistas; en la que se realineó a todo eso de uno de los lados de la guerra imperialista y gradualmente se abandonó toda veleidad de destruir el trabajo asalariado.  En la propia Cuba, se aceptó el mito leninista, de llamar “socialismo” al sistema generalizado de campos de concentración ruso. Se disciplinó a todo el mundo en el bloque Ruso y en el mito de la “izquierda”. 

Ni el propio Guevara denunció el leninismo y sus campos de concentración, ni combatió los PC. A pesar de sus críticas sobre la “burocracia rusa” y la autonomía financiera de las empresas (plan Liberman), murió creyendo que algo de “socialistas” todavía tenían los bolches (¡hasta último momento creía que Monje y los PC lo ayudaría!) y que eran “compañeros”. En lo oficial, los cubanos se realinearon hacia Rusia y, por si quedaron dudas, el régimen cubano oficializó su alcahueterismo pro ruso condecorando con honores, no al guerrillero Raúl Sendic, sino al secretario general y oficial del PC uruguayo: Arismendi. Es decir, al único representante de un “PC” que no había aplaudido al “caballo desbocado” (Fidel), cuando éste se atrevió a denunciar la práctica contrarrevolucionaria de los PC de América y particularmente el PC venezolano. O sea a quien era el “mejor teórico” y representante oficial del PC ruso en la región. Desde entonces la sumisión al capital y al imperialismo (vía Rusia) fue total.

Es verdad que ni siquiera en ese cuarto de hora, pintado de “revolucionario”, el oficialismo Tupamaro se mostró radical. Al contrario, siguieron coqueteando con Arismendi, diciendo que “el partido nos salvó cuando mataron a Flores” y en otras ocasiones, que “son compañeros” aunque reformistas, lo que por otra parte todo se fue reduciendo a la crítica de los que “no aceptaban el método de la lucha armada”. 

Mientras la juventud en lucha peleaba a brazo partido contra ellos y denunciaba en todas partes el papel contrarrevolucionario de los PC y de Rusia, los dirigentes Tupas se aguantaron en el molde. 

Ni siquiera repercutían las críticas correctas que hacían otros sectores militantes, como Ariel Collazo que, independientemente de muchos otros problemas, no tuvo pelos en la lengua para hacerlo. Otro ejemplo fueron, en esos años, los materiales denunciando el carácter capitalista e imperialista de la URSS que hacía Abraham Guillen, para no hablar de los materiales de clase que denunciaban el terrorismo del Estado y el capitalismo ruso. Todo eso confluyó en publicaciones que dejaban claramente establecido que en Rusia no había socialismo, sino una sociedad de explotación del hombre por el hombre que además funcionaba imperialistamente, apropiando internacionalmente plusvalía en el intercambio comercial con los otros países que se decían “socialistas”. La oposición no podía ser más clara entre una tendencia revolucionaria y los reformistas.[3]

Me consta que ese impresionante movimiento de crítica social profunda del capitalismo que incluía Rusia y el imperialismo Ruso, que se fue generalizando en las luchas en todo el mundo y particularmente en el Cono Sur, penetró en todas las estructuras proletarias, en lucha, en el Uruguay, pero que siempre, desde arriba, vino una tendencia burocrática y paralizante de la misma: desde los sindicatos, desde los partidos, desde la CNT, desde la FEU, desde la dirección de las organizaciones guerrilleras. En los Tupamaros todo lo que venía de arriba paralizaba y reprimía ese avance crítico: en nombre de la acción, del “estilo tupa”, del fierro, de “La Orga”…., no se podía criticar a “los camaradas”. 

Estoy de acuerdo con Joaquín en que con otros temas importantes para la revolución también sucedía lo mismo, como decían los viejos anarcos de los barrios obreros. “Los Tupas son conservadores, reaccionarios en lo social, en lo moral, en lo religioso”. Por oportunismo no critican la religión, ni la moral religiosa porque querían reclutar curas, pero a nosotros, que considerábamos que las “iglesias hay que quemarlas”, siempre nos pareció mal. Cuando toda la juventud criticaba la propiedad privada de la mujer, el machismo, el matrimonio y proclamaba el amor libre, ellos, como buenos oportunistas, se plegaron a la ola, que no podían frenar porque venía de la juventud, pero nunca desarrollaron esa tendencia ni criticaban la moral burguesa. Al contrario, había algunos que hasta defendían el casamiento, que compraban su casa, y se fabricaban un molde de buen ciudadano que iba a votar. ¡Sí, aunque hoy no se crea, incluso defendían el voto y las elecciones! 

En esas cosas de la vida corriente, y no por su composición, sí se puede decir que los Tupamaros estaban dominados por lo pequeño burgués, por la oscilación permanente en todas las cuestiones sociales decisivas, es decir seguía prisioneros de la ideología y la moral burguesas. Para ellos, la revolución se reducía a “tomar el poder” y hacer algunas reformas, como las nacionalizaciones, las estatizaciones, la redistribución de la tierra y el ingreso.  Es decir reducían la revolución a una cuestión de poder político y de distribución del producto, no cuestionando para nada el modo de producción generalizado de mercancías que subsumía todo.

Hoy, que nadie habla de revolución, es difícil entender una época en donde todos hablaban de “revolución”, incluidos los viejos líderes socialdemócratas y leninistas. Pero dejémoslo muy claro, la socialdemocracia y el leninismo llama revolución a controlar el poder político. Ese también era el horizonte de la mayoría de los dirigentes tupamaros. No veían un gran problema en el capitalismo mismo, sino en que no se progresaba y que no se repartían cosas. Por eso, su proyección no iba nunca más lejos que imaginar un cambio en el modo de distribución, dejando intacto el modo de producción mercantil. El movimiento revolucionario internacional se caracterizaba, entonces, por un cuestionamiento profundo de toda la sociedad mercantil, incluida la rusa, la china o la de Albania.

Hoy, con mayor claridad, debiéramos decir que la tendencia revolucionaria, que cuestionaba toda la vida social del capitalismo y proclamaba la necesidad de una revolución total, era reprimida por las viejas estructuras políticas y sindicales del Uruguay totalmente dominadas por el pensamiento socialdemócrata y leninista. Dentro de ese proceso, los Tupamaros y las otras organizaciones armadas expresaron una tendencia a la superación, que venía de lo más profundo de la crisis social y política internacional, pero que desde el inicio fue una tendencia reprimida por la concepción reformista que tenían sus dirigentes

En ese sentido, el aporte de Joaquín a las actuales discusiones es fundamental, porque toda esa ideología burguesa pesó decisivamente contra la afirmación de la tendencia revolucionaria y condujo al predominio de una concepción reformista armada, que llevó a la ruina a un pueblo. El foquismo, el militarismo y el populismo reformista y frenteamplista constituyó el enemigo más importante que tuvo la lucha autónoma del proletariado. Fue primero contra ese enemigo que el proletariado perdió la batalla, los milicos torturadores ejecutaron la sentencia de hacer desaparecer dicha clase de la escena histórica por muchas décadas

Es así que debe entenderse la palabra DERROTA, para poder retomar una perspectiva clasista y revolucionaria que destruya la sociedad mercantil que está destruyendo a la especie humana

Ricardo


[1] Para mantener la homogeneidad con otras contribuciones y subrayar en función de la totalidad me tomé la voluntad de agregar las negritas. Ricardo

[2] Quisiera subrayar que esto de la proletarización fue siempre así. Que desde que el “marxismo leninismo” oficial del partido ruso largó la proletarización fue un ataque en forma de los intereses del proletariado en todo el mundo. Dicho ataque (que se hizo en varias fases) significó en lo interno (en Rusia y territorios controlados directamente por el leninismo), un brutal aumento de la tasa de explotación capitalista (fue una campaña para aumentar el trabajo), del terrorismo de Estado (torturas, campos de concentración, asesinatos…), y en lo internacional, la prohibición de toda discusión sobre la línea oficial del partido “comunista” ruso en todos los países, con la consecuente represión de cuadros intermedios y liquidación física de proletarios combativos (nota de Ricardo)

[3] Cabe señalar que la claridad de esta contraposición social fue destruida en los años siguientes. La aparición del Frente Amplio tiene como efecto (deseado por la inteligencia y contrainsurgencia militar) la destrucción de la tendencia revolucionaria, así como la desorganización del FER original y de muchísimas expresiones clasistas de acción directa (ejemplo: comités de resistencia a la UTE) que van siendo cooptadas por las estructuras electorales, los comités frenteamplistas y el parlamentarismo

RICARDO - postaporteñ@ 1652 - 2016-08-21 07:30:02
postaporteñ@_______________________________

Se hace camino al andar?

Hace pocos días desde una emisora de radio me preguntaron por mis diferencias con Zabalza. Mi respuesta fue que históricamente entre Zabalza y yo hubo más coincidencias que discrepancias y que éstas se iniciaron cuando él, todavía en Punta Carretas y cuando estábamos dando los ajustes finales a la segunda fuga, conspiraba, con el Ñato y el Bebe, para mandar al MLN al despeñadero. Contaba con la complicidad de un comparsa de lujo, el Ulpiano, luego más conocido como el Pepe Mujica, nefasto personaje ungido líder carismático de fama mundial.

Actualmente, y siempre que Zabalza no haya vuelto a cambiar de idea, coincido con él en que la historia tupamara es un cuento de hadas. Pero hasta ahí nomás, porque Zabalza sigue culpando al Ñato de la derrota pero oculta el papel que le cupo a él, a sus cómplices en las columnas del interior y fundamentalmente a su idolatrado Raúl Sendic, convertido en líder político ocultando que sus desvaríos del Tatú y el Segundo Frente fueron idea suya, que coincidió en que había que elevar el nivel de los enfrentamientos para “tirarle a todo lo verde, hasta a las cotorras”, según nos recordara hace un tiempo Marcelo Estefanell, antes de pasar a formar parte de la cofradía de la voz de su amo.

Pues sí, Pelusa. El mito tupamaro es una leyenda, una creación que se acuñó durante años, y fue mantenida y aumentada por algunas plumas distinguidas y otras no tanto, pero todas sumaban para revertir la realidad, y a unos los convirtió en héroes y a otros nos convirtió en traidores, en el mismo acto.

Y la mayoría aplaudió. Unos de buena fe, pero fueron los menos. Desde que Nepo admitiera su responsabilidad a principios de junio de 1972, la entrega de la cárcel del pueblo sirvió para condenarme, casualmente por los mismos que me habían negado lo evidente: habíamos desatado una tormenta mientras nosotros estábamos en pelotas. Y así, convertido en chivo expiatorio todos, los creadores del mito y quienes aplaudieron, creyeron alcanzar la gloria.

No importaron los medios. Ni antes ni después de 1985. Lo importante era sobrevivir para ir aprovechando las oportunidades que se presentaran, jugando a la política de las dos patas, alentando a compañeros a realizar “expropiaciones” para mantener el horizonte insurreccional, sin reparar en el cómo ni dónde, permitiendo el tráfico de drogas y otras jugarretas sin importancia cuyos beneficios se repartían al fifty -fifty.

Y otra vez quedaron compañeros en el camino, de los que nadie habla porque “esas son cosas de las que mejor no hablar” según nuestro filósofo patrio.

El mito tupamaro se ha mantenido sobre las muertes de muchos, tragedias personales que hubo que enaltecer precisamente para mantener el mito, para que esos casos taparan no solo los errores, sino las componendas durante las treguas y la gestación del golpe bueno.

Tu mea culpa es tardío pero positivo. Otros lo han hecho, más o menos en público y otros en privado. Es un inicio que espero sirva de ejemplo. Muchos secretos se guardan celosamente y algunos dicen que se los llevarán a la tumba, al tiempo que pregonan su lucha por la verdad, mientras siguen mintiendo para sus justificar sus cabriolas.

Algún día, seguramente no muy lejano, podremos ver cómo el mito de los rehenes también se tambalea. Coincido plenamente en reivindicar el papel de las mujeres en el MLN. Creo que tengo derecho a decir que lo hice siempre, porque quienes conocen la historia real saben que es así, pese a que la historia oficial me reserve nada más que el papel del traidor por antonomasia.

Mi colaboración con las FF.AA. –que no traición- no significó ni la entrega de compañeros ni tuvo como consecuencia la caída de local alguno. Evitó que se mataran entre ellos allanando varias veces el mismo local e impidió que uno de los militares que participó en la primera tregua de buena fe, fuera secuestrado mediante una trampa en la que participaba el Ñato.

Esa colaboración no solo buscaba salvar mi vida, sino también la de Alicia Rey, que se había entregado para permitir la fuga de compañeros que en vez de reconocerlo como un acto de sublime heroísmo lo convirtieron en un ejemplo de cobardía.

Pero es así como se escribió la historia. Yo he venido a desmontarla y en eso estoy y en eso sigo.

Amodio

PD: dentro de tantas vicisitudes, el relato de Moyano acerca de la formación de las milicias muspianas fueron motivo de sonrisas. He dicho sonrisas, nada más. Valoro el aporte y espero que quienes todavía esperan futuras insurgencias lo incluyan en sus manuales. Lo que echo en falta es la rectificación acerca del MUSP, Feldman y el MLN.

HAP - postaporteñ@ 1652 - 2016-08-21 07:25:57
postaporteñ@_______________________________

En vez teorías de la conspiración prefiero el materialismo histórico

“...lo que denuncias yo solo me lo explico asumiendo que todo el accionar guerrillero fue una manipulación maquiavélica que anda saber hasta dónde sube esa rosca. Todos fuimos engañados, todos somos el negro de Queimada... Luchando por algo que siempre estuvo controlado y digitado”. Fragmento de un comentario que le enviaron a Ricardo

Eso es el resultado de la “interpretación policiaca de la historia” o “teoría de la conspiración”, que explica todo por traiciones y traiciones de las traiciones. Todo es una intriga maquiavélica.

Es irracional, porque es una interpretación absurda que no solamente niega que existan “condiciones objetivas” que expliquen nada, también niega y además denuncia cualquier explicación, porque son todas mentiras deliberadas para esconder la existencia del complot.

Insultante. Yo siempre estuve contra la concepción foquista de la guerrilla, no de la guerrilla sino de esa distorsión, y no fui “engañado”. Pero nunca cometí la falta de respeto hacia los compañeros de decir que fueron todos tarados, “engañados” por una “manipulación maquiavélica”. No es cierto, tenían una concepción equivocada como nos pasa a todos, cometieron un error como nos pasa a todos, y en todo caso se engañaron a sí mismos como nos pasa a todos

Y es reaccionario, pues su resultado es desalentar toda rebelión porque no tienen sentido. Refuerza las cadenas ideológicas del oprimido y favorece al enemigo, confirma la idea de que cualquier llamado de rebelión o resistencia es el acto de unos mentirosos.

Podemos tener una visión crítica de la experiencia guerrillera y DEBEMOS tenerla porque se aprende los errores, y no hay experiencia humana que no tenga errores. Pero decir que esa experiencia fue una manipulación maquiavélica es una mentira y una estupidez. Hemos hablado suficiente de ese tema en relación a la guerrilla de los 60-70. Ahora aplican sea teoría al “negro de Queimada”, y es además racista. Quiero aprovechar la oportunidad para ver cómo y por qué el materialismo histórico rechaza la teoría de la conspiración.

Queimada, Gillo Pontecorvo 1969 está basada en algo que no pasó, los portugueses no tuvieron colonias en las Antillas. Pero también los objetivistas se toman libertades con la realidad. Hubo un recambio imperialista entre dos potencias de momentos diferentes, Portugal e Inglaterra. Hubo un cambio en las relaciones de la clase dominante local con esas potencias. Y un cambio en la capacidad de respuesta e iniciativa de la clase explotada. Eso sí pasó en América en el Siglo XIX, en lugar del negro José Dolores de Queimada podría ser el gaucho José Artigas del Río de la Plata. Por eso antes de entrar en la ficción veamos la realidad.

¡Por más que los filósofos le explicaran al negro esclavo que no se tenía que rebelar porque no podía ganar, el negro se rebelaba!”. Eso dice Ricardo. Eso es una mistificación.

La esclavitud negra existió en toda América, Sur, Norte, Central y Antillas, pero con distinta importancia y formas. En muchas partes (acá no) hubo “zonas liberadas”, palenques o quilombos formados por negros fugados, cimarrones. Palmarés en Brasil aguantó casi un siglo. En Colombia, Cuba, Panamá, Perú, las hubo menores. Acá hubo fugados. Pero realmente una revolución solo hubo en Haití.

No hubo rebeliones masivas de esclavos en las formaciones sociales de economías ganaderas como la nuestra, mucho menos de ganado cimarrón porque la diferencia entre el esclavo y el peón “libre” es mínima, y por eso tampoco hubo peones “libres” hasta mucho después. Pero tampoco es tan simple, fugados hubo en todas partes pero no en todas las formaciones económico-sociales de plantación hubo rebeliones. En EEUU, el Sur era de plantaciones. Hubo una guerra interburguesa entre dos formas diferentes de acumulación capitalista, una de ellas implicaba abolir la esclavitud por las razones que explica groseramente “William Walker” (papel protagonizado por M. Brando) en Queimada con el ejemplo de costo/beneficio comparado entre la esposa y la prostituta.

Lo que Willie no explica es que para que existan “trabajadoras sexuales libres” tiene que haber alguien que compre sus servicios, y a su vez saque su plata de algún lado. Tiene que haber un cierto desarrollo mercantil que también tiene que venir de algún lado, un producto. Pero la producción, apropiación y distribución significa una lucha social, y más aun la definición del producto a obtener.

En la guerra civil en EEUU, hubo un regimiento negro que peleó (a gatas lo dejaron) del lado norte burgués abolicionista, pero en la zona de la esclavitud negra ¡no hubo ninguna rebelión! No me digan que por los filósofos sureños, para entenderlo hay que ir al materialismo histórico y analizar los distintos aspectos de esa formación social, su desarrollo histórico e inserción.

Verdadera revolución de esclavos negros sólo hubo en Haití, aunque conatos hubo otros. Los cimarrones fueron la base inicial de esa revolución, pero apenas la base inicial. Todo esto podemos verlo en otro momento, acá estamos simplificando mucho, pero para algo servirá.

Antes de la excelente Queimada podríamos proyectar hoy ese mamarracho con Esmoris haciendo de Artigas. Pero cuando llegué a la escena de las negras bailando candombe en el campamento apagué la tele.

¡Dejemos los cuentos de cuarta para el cine de cuarta! Voy a tomar este ejemplo como punto de partida para ver cómo ocurría en la realidad.

Uno de los problemas de los quilombos, por ejemplo Palmares, era la enorme desproporción entre hombres y mujeres, al punto que hacían incursiones militares para secuestrarlas de algún lado. También tenían relaciones homosexuales.

Las fugas de esclavas eran mucho más escasas que las fugas de esclavos. Y no era debido a ningún filósofo. Es porque el “mundo objetivo” era muy hostil para la negra esclava pero mucho peor para la negra fugada, mujer y sola en ese mundo. El negro fugado no llevaba una mujer, ya bastante difícil es fugarse incluso hoy. Con hijos, ni hablar. Y los hijos eran inevitables porque incluso los Artiguistas -y Artigas- violaban mujeres.

José Dolores a quién han llamado “Negro de Queimada” se niega a fugarse si le facilitan la fuga, porque dice que si otro te da la libertad no eres realmente libre. Medio filósofo este José, quisiera saber si le preguntó a la mujer secuestrada y llevada al quilombo de Zumbi, y a la mujer que entraba libre a trabajar en el quilombo de William Walker, cuál prefería, o si quería quedarse esclava en la fazenda,

Sir William es un Lord Ponsomby cualquiera, pero ¿vieron la película? Está bien hecha, la hizo un tano que manejaba el materialismo histórico. Willie llega a la isla porque ya había habido allí una rebelión de esclavos negros encabezada por Santiago, esa rebelión no era un invento maquiavélico. Pero su contacto es con la burguesía comercial local blanca que quiere usar la rebelión negra para sus propios fines. Llega tarde, la rebelión fue derrotada y pudo ver como a Santiago le arrancan la cabeza en el garrote. Es entonces que busca un posible sustituto y encuentra a José. Como Pontecorvo (n. 1919, m.2006) se basa en el materialismo histórico y no la teoría de la conspiración, ve la lucha de clases y sus antagonistas. Las potencias imperialistas, la burguesía local, los trabajadores esclavos. Su esquema no es binario sino ternario. Las relaciones de dependencia, la economía de monocultivo exportador, el comercio internacional, la marina de guerra.

Poco después José entiende que fue manipulado, pero no se ofusca por su orgullo herido ni se queda 50 años lamiéndose las heridas, ¡oh, cómo me jodieron! Estaba de acuerdo en lo que hizo, le sirvió, lo tomó como una ayuda y aprendió. Después siguió por su cuenta, no se dejó manipular otra vez, e intentó continuar la revolución. Pero su gobierno provisional llegó a un callejón sin salida. ¿Por qué? No fue por ningún filósofo ni traición.

José no buscaba la “liberación nacional” de Queimada, eso dejáselo al burgués Teddy Sánchez, lo de él era revolución permanente. Primero asaltó un banco junto con Willie, pero después, cuando empezó a caminar por su cuenta, su idea no fue un foco guerrillero sino guerra de pueblo ejército de pueblo

Willie es un ideólogo burgués pero hace exactamente lo contrario a lo que dice Ricardo que hacen los ideólogos burgueses. No trata de convencer al esclavo de que no se puede revelar, sino que puede hacerlo, y lo hace de mil formas, es un experto en ese know how. ¿Por qué plantea las cosas así Pontecorvo? Porque leyó el Manifiesto Comunista y está aplicando la metáfora del Aprendiz de Brujo: la burguesía desata fuerzas que luego no puede controlar. Por eso, no es que José sea marioneta de Willie, Willie es la marioneta, y José aprende la lección y se desengancha. Plantea las cosas en términos de know what y know why. ¿Ir hacia dónde? ¡Ojalá todos sepamos ser el “Negro de Queimada”!

El problema de José son... ¡las condiciones objetivas! Queimada es una pequeña isla de economía dependiente exportadora, no ha vivido aún su revolución industrial. La base material de su revolución es aún demasiado estrecha porque las condiciones no han madurado, no puede internacionalizar su revolución porque las otras colonias exportadoras son competidoras de Queimada en una economía de monocultivo. Entonces, al llegar a ese límite, lo único que puede hacer José es dejar una enseñanza, negarse a pactar con sus carceleros, y plantear la lucha en términos históricos.“Dices que la civilización pertenece al hombre blanco, pero ¿cuál civilización, y hasta cuándo?”

Pontecorvo quería usar en la música un himno religioso, pero  Ennio Morricone le dijo: “¡Como vas a usar un himno religioso para esta película, no! Yo te hago un himno laico.” Es Abolição, que escuchamos cuando marcha el ejército de José con el pueblo hacia la capital. Tiene razón el otro tano, la religión es el opio de los pueblos. La teoría de la conspiración también.

FERNANDO MOYANO - postaporteñ@ 1652 - 2016-08-21 07:18:57
postaporteñ@_______________________________
Anterior [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40] [41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60] [61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97] [98] [99] [100] [101] [102] [103] [104] [105] [106] [107] [108] [109] [110] [111] [112] [113] [114] [115] [116] [117] [118] [119] [120] [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] [130] [131] [132] [133] [134] [135] [136] [137] [138] [139] [140] [141] [142] [143] [144] [145] [146] [147] [148] [149] [150] [151] [152] [153] [154] [155] [156] [157] [158] [159] [160] [161] [162] [163] [164] [165] [166] [167] [168] [169] [170] [171] [172] [173] [174] [175] [176] [177] [178] [179] [180] [181] [182] [183] [184] [185] [186] [187] [188] [189] [190] [191] [192] [193] [194] [195] [196] [197] [198] [199] [200] [201] [202] [203] [204] [205] [206] [207] [208] [209] [210] [211] [212] [213] [214] [215] [216] [217] [218] [219] [220] [221] [222] [223] [224] [225] [226] [227] [228] [229] [230] [231] [232] [233] [234] [235] [236] [237] [238] [239] [240] [241] [242] [243] [244] [245] [246] [247] [248] [249] [250] [251] [252] [253] [254] [255] [256] [257] [258] [259] [260] [261] [262] [263] [264] [265] [266] [267] [268] [269] [270] [271] [272] [273] [274] [275] [276] [277] [278] [279] [280] [281] [282] [283] [284] [285] [286] [287] [288] [289] [290] [291] [292] [293] [294] [295] [296] [297] [298] [299] [300] [301] [302] [303] [304] [305] [306] [307] [308] [309] [310] [311] [312] [313] [314] [315] [316] [317] [318] [319] [320] [321] [322] [323] [324] [325] [326] [327] [328] [329] [330] [331] [332] [333] [334] [335] [336] [337] [338] [339] [340] [341] [342] [343] [344] [345] [346] [347] [348] [349] [350] [351] [352] [353] [354] [355] [356] [357] [358] [359] [360] [361] [362] [363] [364] [365] [366] [367] [368] [369] [370] [371] [372] [373] [374] [375] [376] [377] [378] [379] [380] [381] [382] [383] [384] [385] [386] [387] [388] [389] [390] [391] [392] [393] [394] [395] [396] [397] [398] [399] [400] [401] [402] [403] [404] [405] [406] [407] [408] [409] [410] [411] [412] [413] [414] [415] [416] [417] [418] [419] [420] [421] [422] [423] [424] [425] [426] [427] [428] [429] [430] [431] [432] [433] [434] [435] [436] [437] [438] [439] [440] [441] [442] [443] [444] [445] [446] [447] [448] [449] [450] [451] [452] [453] [454] [455] [456] [457] [458] [459] [460] [461] [462] [463] [464] [465] [466] [467] [468] [469] [470] [471] [472] [473] [474] [475] [476] [477] [478] [479] [480] [481] [482] [483] [484] [485] [486] [487] [488] [489] [490] [491] [492] [493] [494] [495] [496] [497] [498] [499] [500] [501] [502] [503] [504] [505] [506] [507] [508] [509] [510] [511] [512] [513] [514] [515] [516] [517] [518] [519] [520] [521] [522] [523] [524] [525] [526] [527] [528] [529] [530] [531] [532] [533] [534] [535] [536] [537] [538] [539] [540] [541] [542] [543] [544] [545] [546] [547] [548] [549] [550] [551] [552] [553] [554] [555] [556] [557] [558] [559] [560] [561] [562] [563] [564] [565] [566] [567] [568] [569] [570] [571] [572] [573] [574] [575] [576] [577] [578] [579] [580] [581] [582] [583] [584] [585] [586] [587] [588] [589] [590] [591] [592] [593] [594] [595] [596] [597] [598] [599] [600] [601] [602] [603] [604] [605] [606] [607] [608] [609] [610] [611] [612] [613] [614] [615] [616] [617] [618] [619] [620] [621] [622] [623] [624] [625] [626] [627] [628] [629] [630] [631] [632] [633] [634] [635] [636] [637] [638] [639] [640] [641] [642] [643] [644] [645] [646] [647] [648] [649] [650] [651] [652] [653] [654] [655] [656] [657] [658] [659] [660] [661] [662] [663] [664] [665] [666] [667] [668] [669] [670] [671] [672] [673] [674] [675] [676] [677] [678] [679] [680] [681] [682] [683] [684] [685] [686] [687] [688] [689] [690] [691] [692] [693] [694] [695] [696] [697] [698] [699] [700] [701] [702] [703] [704] [705] [706] [707] [708] [709] [710] [711] [712] [713] [714] [715] [716] [717] [718] [719] [720] [721] [722] [723] [724] [725] [726] Siguiente